/images/i/patologias/torticolis/torticolis-cuello-de-gallo-sintomas-causas-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Tortícolis (cuello de gallo): Síntomas, causas y tratamiento con fisioterapia

La tortícolis se produce cuando los músculos del cuello de su bebé hacen que su cabeza se gire y rote hacia un lado. También se llama cuello de gallo. Puede ser congénita o adquirida. Los síntomas incluyen rigidez e hinchazón de los músculos del cuello. La causa de la tortícolis depende del tipo. El tratamiento con fisioterapia suele incluir estiramientos musculares suaves y cambios de posición.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con causar tortícolis?

La fisioterapia puede ayudar a mejorar la sensibilidad a la insulina, aumentar la capacidad para realizar actividades físicas y reducir el riesgo de complicaciones relacionadas con la diabetes de tipo 2.

Visión general

Los músculos esternocleidomastoideos cortos y tensos pueden causar tortícolis.
¿Qué es la tortícolis?

¿Qué es la tortícolis?

La tortícolis es una afección en la que los músculos del cuello del bebé hacen que su cabeza se tuerza y se incline hacia un lado. Puede parecer que el cuello del bebé gira en un ángulo extraño. La parte superior de la cabeza puede estar inclinada hacia un lado y la barbilla hacia el otro.

La tortícolis también se denomina cuello de gallo. Tortícolis viene de las palabras latinas “tortus,” que significa torcido, y “collum,” que significa cuello. La tortícolis es bastante común en bebés y niños. La tortícolis puede estar presente al nacer (congénita). O puede desarrollarse más tarde en la infancia o la niñez (adquirida).

La tortícolis congénita es el tipo más común de tortícolis. Suele ser indolora para el bebé. Es posible que no lo notes hasta que tu bebé tenga unas semanas de vida. Una vez que empiece a tener más control sobre su cabeza, es posible que lo notes.

La tortícolis adquirida suele producirse en los primeros cuatro a seis meses de vida de tu bebé o más tarde. Puede que la notes de repente o que aparezca más lentamente. La tortícolis adquirida puede ser inofensiva (benigna) o puede ser un signo de un problema de salud más grave.

¿Cuáles son los síntomas de la tortícolis?

Los síntomas de la tortícolis congénita pueden ser los siguientes

  • La cabeza del bebé se inclina hacia un lado y la barbilla se inclina hacia el otro lado.
  • Movimiento limitado de la cabeza y el cuello del bebé.
  • Uno de los hombros del bebé está más alto que el otro.
  • Tensión o rigidez de los músculos del cuello.
  • Inflamación de los músculos del cuello.
  • Un pequeño bulto del tamaño de un guisante en uno de los músculos del cuello del bebé.
  • Rasgos faciales desiguales (asimétricos).

Los síntomas de la tortícolis adquirida pueden ser los siguientes

  • La cabeza de su hijo se inclina hacia un lado y la barbilla se inclina hacia el otro lado.
  • Movimiento limitado de la cabeza y el cuello de su hijo.
  • Uno de los hombros de su hijo está más alto que el otro.
  • Tensión o rigidez de los músculos del cuello.
  • Inflamación de los músculos del cuello.
  • Dolor de cuello intenso .
  • Temblores de la cabeza.
  • Dolores de cabeza .
¿Qué causa la tortícolis?

¿Qué causa la tortícolis?

El acortamiento de uno de los músculos esternocleidomastoideos (MEC) de su bebé provoca una tortícolis congénita. Los MEC son dos grandes músculos del cuello. Conectan la parte posterior del cráneo con el esternón y la clavícula . Los investigadores no están seguros de por qué uno de estos músculos se acorta en algunos bebés. Puede deberse a:

  • La forma en que el bebé fue colocado en el vientre (útero).
  • Un desarrollo anormal del MEC.
  • Una acumulación de sangre en los músculos del cuello de su bebé (hematoma).
  • Un engrosamiento anormal del tejido muscular de su bebé (fibrosis).
  • Síndrome de Klippel-Feil , un raro defecto de nacimiento que hace que las vértebras del cuello de su bebé se fusionen.

La tortícolis adquirida suele producirse por la hinchazón de la garganta de su hijo. La hinchazón hace que se aflojen los tejidos que rodean la parte superior de la columna vertebral de su hijo. Esto permite que las vértebras se salgan de su posición normal. Esto hace que los músculos del cuello sufran espasmos y que la cabeza se incline hacia un lado. La inflamación puede deberse a una infección, una lesión o una razón desconocida. Otras causas de tortícolis adquirida pueden ser

  • Reflujo gastroesofágico ( (126)ERGE ).
  • Problemas de visión .
  • Reacción a ciertos medicamentos.
  • Tejido cicatricial .
  • Artritis del cuello ((139)espondilosis cervical ).
  • Síndrome de Sandifer , una enfermedad rara que combina la ERGE con los espasmos del cuello.
  • El síndrome de Grisel, una rara complicación de las infecciones de cabeza y cuello o de las cirugías de oído, nariz y garganta (ORL).

¿Cómo se diagnostica la tortícolis?

El profesional sanitario de su bebé realizará una exploración física para diagnosticar la tortícolis. Observará hasta qué punto la cabeza de su bebé está torcida o inclinada. También examinará el cuello del bebé y buscará músculos hinchados o rígidos. Dependiendo de la gravedad de la afección, el especialista médico de su bebé puede solicitar pruebas que incluyan:

  • Radiografías del cuello .
  • Tomografía computarizada (TC) de cabeza y cuello .
  • Resonancia magnética (RM) de cabeza y cuello .
¿Cómo se trata la tortícolis?

¿Cómo se trata la tortícolis?

La mayoría de las veces, los ejercicios de estiramiento y los cambios de posición pueden tratar la tortícolis congénita. El profesional sanitario de su bebé le enseñará a estirar los músculos del cuello del bebé. Tendrá que mover suavemente la cabeza de su bebé hacia el lado opuesto. Deberá practicar los estiramientos para la tortícolis varias veces al día. Con el tiempo, aumenta lentamente los movimientos.

Para los cambios de posición, pon a tu bebé boca arriba con la cabeza colocada hacia el lado contrario durante las siestas y a la hora de dormir. Cuando tu bebé esté despierto, mueve los juguetes y otros objetos para que tenga que practicar el giro del cuello en la dirección opuesta.

Si estos métodos no funcionan, el médico de tu bebé puede remitirte a un especialista. Es posible que primero le recomienden fisioterapia. Otros especialistas pueden ser:

Fisiatra: Un fisiatra es un médico especializado en fisiatría, o medicina física y rehabilitación (PM&R).

Neurólogo pediátrico : Un neurólogo pediátrico es un médico especializado en trastornos del cerebro, la médula espinal y los nervios en los niños.

Cirujano ortopédico: Un cirujano ortopédico es un médico especializado en el sistema musculoesquelético . Su bebé puede necesitar una cirugía para alargar su músculo SCM.

El tratamiento de la tortícolis adquirida se centra en la condición que la causa y en el alivio de los síntomas. El tratamiento puede incluir:

  • Antibióticos .
  • Inyecciones de toxina botulínica para aflojar los músculos rígidos del cuello.
  • Terapia de calor.
  • Masaje.
  • Collares o abrazaderas para el cuello.
  • Fisioterapia.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para causar tortícolis?

  • El tratamiento de fisioterapia para la diabetes de tipo 2 se centra en ayudar al paciente a mantener un estilo de vida saludable y activo.
  • Se enfatiza la importancia de seguir una dieta saludable y hacer ejercicio regularmente.
  • Se le enseñará al paciente cómo controlar su diabetes mediante el uso de medicamentos, insulina y otros tratamientos.
  • La fisioterapia también puede ayudar al paciente a aliviar el dolor y la inflamación causados por la diabetes.
  • El tratamiento de fisioterapia puede variar según las necesidades individuales del paciente, pero el objetivo general es mejorar la calidad de vida del paciente.

¿Cómo puedo prevenir la tortícolis?

No se conoce ninguna forma de prevenir la tortícolis. Pero el tratamiento temprano puede ayudar a evitar que la condición de su bebé empeore. Y puede evitar que su bebé necesite una intervención quirúrgica más adelante.

Empieza a hacer estiramientos para la tortícolis con tu bebé a los pocos meses de nacer. Si empiezas rápidamente, también puedes prevenir la posibilidad de cualquier complicación a largo plazo.

¿Qué puedo esperar si mi hijo tiene tortícolis?

La tortícolis es una afección bastante común en bebés y niños. Estirar el cuello de su bebé y cambiar la posición de su cabeza suele ser un tratamiento. Al cabo de unos meses, deberías empezar a ver alguna mejora en tu bebé. No debería tener ningún problema a largo plazo si el tratamiento se inicia pronto.

¿Cuáles son las posibles complicaciones de la tortícolis?

Si tu bebé tiene tortícolis, puede desarrollar una deformidad en la cara debido a la falta de movimiento muscular. Otra complicación que puede producirse es el síndrome de cabeza plana ((2170)plagiocefalia ). El cráneo de tu bebé es blando y moldeable. Cuando apoya la misma sección de su cabeza sobre una superficie con demasiada frecuencia, la presión puede aplanar esa sección de su cabeza.

¿Cuándo debo llamar al profesional sanitario de mi bebé?

Si los ejercicios de estiramiento y los cambios de posición no mejoran el estado de tu bebé, llama a su médico. Es posible que necesite más tratamiento para corregir el problema.

¿Qué es la tortícolis espasmódica?

La tortícolis espasmódica es un tipo de tortícolis que se da en los adultos. También se llama distonía cervical . La tortícolis espasmódica hace que los músculos del cuello se contraigan con espasmos. Esto hace que la cabeza se tuerza dolorosamente hacia un lado. También puede hacer que la cabeza se incline hacia delante o hacia atrás de forma incontrolada. La tortícolis espasmódica no tiene cura. A veces, las inyecciones de toxina botulínica tratan la afección.

¿Qué es la tortícolis aguda?

La tortícolis aguda se produce de forma repentina cuando se despierta con dolor y rigidez en un lado del cuello. La rigidez hace que el cuello se tuerza hacia un lado. Los esguinces de cuello menores o las irritaciones de los músculos del cuello pueden causar tortícolis aguda. Esta afección no suele requerir tratamiento médico. Los analgésicos suelen resolver los síntomas.

El resumen de Infitema

Si la cabeza de tu bebé está torcida o inclinada hacia un lado, puede ser una visión molesta. Pero la tortícolis en los bebés no suele causarles ningún dolor. Esta afección suele tratarse con estiramientos y posturas. Si ves que estos ejercicios caseros y otros tratamientos no funcionan, ponte en contacto con el médico de tu bebé. Él podrá determinar si su bebé necesita un tratamiento adicional.