/images/i/patologias/trastorno-de-excitacion-genital-persistente/trastorno-de-excitacion-genital-persistente-causas-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Trastorno de excitación genital persistente: Causas y tratamiento con fisioterapia

El trastorno de excitación genital persistente (PGAD) es una afección poco frecuente que consiste en experimentar sensaciones de excitación no deseadas en los genitales que no se resuelven con uno o más orgasmos. Si no se trata, el trastorno de excitación genital persistente puede afectar a su salud física y mental y reducir su calidad de vida. No se avergüence de pedir ayuda a su médico.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con el trastorno de excitación genital persistente?

La fisioterapia puede ayudar a tratar el trismo mediante la aplicación de técnicas de relajación y estiramiento. También se pueden utilizar técnicas de terapia manual para manipular las articulaciones y tejidos blandos de la mandíbula. Esto puede ayudar a aliviar la tensión y la rigidez, lo que permite que la mandíbula se mueva más libremente. La fisioterapia también puede proporcionar ejercicios para fortalecer los músculos de la mandíbula y mejorar la coordinación del movimiento.
¿Qué es el trastorno de excitación genital persistente?

¿Qué es el trastorno de excitación genital persistente?

El trastorno de excitación genital persistente (PGAD) consiste en experimentar sensaciones físicas imprevisibles e incontrolables asociadas a la excitación sexual — pero en ausencia de deseo. La excitación sexual suele asociarse con el placer, pero no es el caso del PGAD. En el caso de la PGAD, la excitación se manifiesta como sensaciones físicas no deseadas en los genitales. No se puede controlar el momento en que comienzan estos cambios, y el orgasmo no los alivia.

En lugar de hacer que te sientas sexual, la PGAD puede provocar sentimientos de frustración y vergüenza. Incluso puede ser debilitante sin la ayuda de un profesional sanitario.

La PGAD no se identificó hasta 2001, y no es un diagnóstico común. Por ello, los investigadores aún están aprendiendo sus causas y qué tratamientos funcionan mejor.

¿Cuál es la diferencia entre el PGAD y la hipersexualidad?

Los investigadores que identificaron la PGAD en 2001, Leiblum y Nathan, la llamaron originalmente síndrome de excitación sexual persistente (PSAS). La palabra “genital” sustituyó a “sexual” porque sexual implica deseo, lo que no se aplica al PGAD. Esta es una diferencia importante entre la PGAD y la hipersexualidad , o adicción al sexo.

La hipersexualidad implica desear el sexo hasta el exceso. En el caso de la PGAD, el deseo se aleja de la experiencia física de la excitación.

¿A quién afecta el trastorno de excitación genital persistente?

El PGAD se ha estudiado principalmente en mujeres y en personas asignadas como mujeres al nacer (AFAB). Investigaciones recientes sugieren que también puede afectar a los hombres y a las personas asignadas al sexo masculino al nacer (AMAB). El PGAD se ha comparado con el priapismo , una afección que consiste en tener una erección no deseada durante cuatro horas o más.

¿Qué frecuencia tiene el trastorno de excitación genital persistente?

Es extremadamente raro. Los investigadores sugieren que puede afectar a alrededor del 1% de las personas con AFAB. Es difícil saberlo con certeza porque es probable que muchas personas que experimentan los síntomas del PGAD se sientan demasiado avergonzadas para buscar ayuda.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno de excitación genital persistente?

El trastorno de excitación genital persistente consiste en una sensación de intensa excitación genital asociada a un aumento del flujo sanguíneo y de la tensión en el clítoris , los labios, el perineo y el ano. Los síntomas pueden durar horas o incluso días e incluyen

  • Dolor o molestias en los genitales.
  • Hormigueo en el clítoris.
  • Contracciones vaginales.
  • Lubricación vaginal.
  • Orgasmos imprevisibles.

Puede experimentar orgasmos que no alivien sus síntomas, o puede experimentar un alivio momentáneo a través de un orgasmo sólo para que sus síntomas vuelvan a aparecer.

¿Qué se siente en la PGAD?

Las sensaciones en los genitales asociadas a la PGAD pueden describirse como

  • Presión.
  • Plenitud.
  • Palpitaciones.
  • Pulsaciones.
  • Punzante.
  • Ardor.
  • Hormigueo.
  • Picores.
  • Punzadas y agujas.

Estas sensaciones persisten sin alivio. Los efectos de la PGAD en el cuerpo pueden interferir en la rutina diaria, provocando estrés, ansiedad y depresión . Dado que los orgasmos se asocian a sensaciones de alivio del dolor en lugar de a una liberación sexual placentera, el PGAD puede impedirle disfrutar del sexo o tener una relación sexual sana.

¿Se siente bien el PGAD?

La PGAD no se siente bien de la misma manera que la excitación sexual. La excitación sexual se siente bien, en parte porque usted desea las sensaciones físicas. El deseo es una parte clave de una respuesta sexual sana . Además, puedes sentirte reconfortado por la sensación de liberación y normalidad que seguirá a la experiencia física de una mayor tensión sexual.

La PGAD es diferente en el sentido de que usted carece de control sobre los sentimientos de excitación y no sabe cuándo su cuerpo experimentará un alivio o volverá a su línea de base.

¿Qué causa el trastorno de excitación genital persistente?

¿Qué causa el trastorno de excitación genital persistente?

Los investigadores no saben con certeza qué causa el PGAD. Es probable que influya una combinación de factores. Las causas pueden estar relacionadas con los vasos sanguíneos y el flujo sanguíneo, los nervios o los problemas de salud mental. Ciertos medicamentos pueden desencadenar o empeorar la PGAD.

Los estudios han demostrado que la PGAD puede estar asociada a:

  • Várices pélvicas: Venas varicosas en la pelvis.
  • Quistes de Tarlov:Quistes que se forman en la base de la columna vertebral.
  • Masas periclitorales: Un absceso en el clítoris o cerca de él que provoca un dolor intenso.
  • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS): Las personas que han dejado de tomar ISRS para la depresión han informado de síntomas de PGAD.

El estrés, la ansiedad y la depresión se han relacionado con el PGAD. Sin embargo, no está claro cómo se relacionan con los posibles factores biológicos asociados a la PGAD.

¿Cómo se diagnostica el trastorno de excitación genital persistente?

Existen cinco criterios para el diagnóstico del PGAD. Incluyen:

  • Sentir las sensaciones físicas de la excitación sexual (aumento del flujo sanguíneo y de la presión en los genitales) pero sin el componente psicológico complementario del deseo.
  • Sentir la aparición de los síntomas a causa de un desencadenante sexual, un desencadenante no sexual o ningún desencadenante.
  • Experimentar síntomas de excitación en los genitales durante varias horas o días sin alivio.
  • Tener síntomas que no se resuelven después de uno o incluso varios orgasmos.
  • Experimentar angustia a causa de estos síntomas no deseados.
¿Cuál es el tratamiento del trastorno de excitación genital persistente?

¿Cuál es el tratamiento del trastorno de excitación genital persistente?

No hay tratamientos estándar para el PGAD. Los estudios han demostrado que lo siguiente ha aliviado los síntomas de algunas personas con trastorno de excitación genital persistente:

  • Medicamentos: Antidepresivos , antipsicóticos, estabilizadores del estado de ánimo y fármacos para el dolor nervioso.
  • Intervenciones de salud conductual: Terapia cognitiva conductual , terapia electroconvulsiva , psicoterapia, técnicas de distracción y técnicas de validación.
  • Intervenciones de fisioterapia: Fisioterapia del suelo pélvico y masaje.

En definitiva, los tratamientos para la PGAD varían en función de cada caso. La enfermedad es tan nueva que los investigadores todavía están aprendiendo qué tratamientos y estrategias de afrontamiento funcionan mejor. Su especialista médico es el mejor recurso para recomendarle estrategias para controlar sus síntomas o ponerle en contacto con un especialista, como un terapeuta sexual, que pueda ayudarle.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para el trastorno de excitación genital persistente?

  • La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor de trismo mediante la aplicación de calor o hielo a la mandíbula afectada.
  • También se pueden utilizar técnicas de masaje para relajar los músculos de la mandíbula.
  • La fisioterapia también puede incluir estiramientos y ejercicios para mejorar la flexibilidad y el rango de movimiento de la mandíbula.
  • En algunos casos, se puede utilizar una máquina de ultrasonido para reducir el dolor y la inflamación.

¿Cómo puedo prevenir el trastorno de excitación genital persistente?

No se puede prevenir el PGAD. Puede programar una visita con su especialista médico para discutir soluciones para controlar sus síntomas.

¿Cuándo debo buscar atención médica?

Debe buscar ayuda de su especialista médico si tiene síntomas que le impiden tener una vida sexual saludable o que le causan angustia. Obtener ayuda es especialmente importante en el caso de la PGAD, ya que la experiencia de la excitación genital puede alterar su vida y perjudicar su salud mental.

El resumen de Infitema

Una vez diagnosticado el trastorno de excitación genital persistente, puede llevar algún tiempo encontrar los tratamientos que mejor funcionen para usted. Su atención puede requerir un enfoque de colaboración que involucre a su especialista y a un especialista en salud conductual, como un consejero o terapeuta. La buena noticia es que, aunque este diagnóstico es nuevo, cada vez más personas reciben la atención necesaria para controlar los síntomas. No deje que la vergüenza le impida obtener la ayuda que necesita para afrontar la PGAD.