/images/i/patologias/trismo/trismo-definicion-causas-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Trismo: Definición, causas y tratamiento con fisioterapia

El trismo provoca espasmos dolorosos en los músculos que rodean las articulaciones de la mandíbula (articulaciones temporomandibulares). Varias afecciones y problemas pueden causar trismo. Puede ser un efecto secundario del tratamiento del cáncer de cabeza y cuello o suceder después de una cirugía dental. Algunas infecciones o los golpes en la mandíbula pueden causar trismo. El personal sanitario trata el trismo con medicamentos y fisioterapia.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con el trismo?

Distrofia muscular oculofaríngea es una enfermedad hereditaria rara que afecta los músculos del ojo, la boca y la garganta. La fisioterapia puede ayudar a mejorar la fuerza y el control de los músculos afectados, así como a reducir la rigidez y el dolor. También puede ayudar a mejorar la coordinación y el equilibrio, y puede proporcionar una forma segura y efectiva de ejercicio.
¿Qué es el trismo?

¿Qué es el trismo?

Cuando los músculos de la mandíbula se tensan tanto que no puede abrir la boca, es posible que tenga una afección conocida como trismo. El trismo se refiere a espasmos musculares en la articulación temporomandibular. El tratamiento del cáncer de cabeza y cuello es la razón más común por la que las personas desarrollan trismo. Los profesionales sanitarios tratan el trismo con medicación y fisioterapia.

¿Cómo afecta el trismo a mi cuerpo?

Normalmente, la apertura de la boca mide entre 40 y 60 milímetros. (Dependiendo del tamaño de tu mano y de tus dedos, eso equivale a la anchura de dos o tres dedos juntos). Si tiene trismo, es posible que no pueda abrir la boca más de 20 a 35 milímetros. Esto puede impedirle comer o hablar. La mayoría de los síntomas del trismo desaparecen en unas semanas. Algunas personas con trismo crónico o de larga duración pueden desarrollar depresión.

¿A quién afecta el trismo?

Muchas personas pueden desarrollar trismo, pero la enfermedad suele afectar a los siguientes grupos:

  • Adultos jóvenes de 18 a 25 años que se han sometido a una cirugía dental para extraer las muelas del juicio inferiores. Estos son los últimos molares de cada lado de los maxilares. La cirugía dental para extraer las muelas del juicio puede causar trismo porque la gente suele tener las mandíbulas muy abiertas durante la cirugía.
  • Personas con cáncer de cabeza y cuello. Las investigaciones demuestran que más del 40% de las personas que han recibido radioterapia para el cáncer de cabeza y cuello desarrollan trismo.
  • Personas con trastorno temporomandibular (TTM). El trismo es un síntoma común del TTM.
¿Cuál es la diferencia entre el trismo y el tétanos?

Las afecciones comparten varios síntomas. Al igual que el trismo, el tétanos dificulta la apertura de la boca y puede ser muy doloroso. La diferencia es que el trismo se produce porque algo ha afectado a la mandíbula, como el tratamiento del cáncer o la extracción de las muelas del juicio. El tétanos es una infección bacteriana que puede provocar espasmos musculares en todo el cuerpo.

¿Cuáles son los síntomas del trismo?

El síntoma más común es no poder abrir la boca tanto como de costumbre. Otros síntomas son

  • Los músculos de la mandíbula se sienten tensos, como si tuvieras calambres musculares en la mandíbula.
  • Le duele la mandíbula cuando no está hablando, comiendo o tratando de moverla.
  • Duele al masticar alimentos sólidos.
  • Duele al bostezar.
¿Qué causa el trismo?

¿Qué causa el trismo?

El trismo está relacionado con una larga lista de afecciones y problemas médicos. Las causas más comunes son el TTM, la reacción al tratamiento del cáncer de cabeza y cuello o después de la extracción de las muelas del juicio. Otras causas son:

  • Afecciones inflamatorias : Puede desarrollar trismo si tiene artritis reumatoide , artrosis y esclerodermia . Estas enfermedades afectan a la articulación temporomandibular y pueden causar trismo.
  • Infecciones : Enfermedades como paperas y amigdalitis pueden provocar trismo. Puede desarrollar trismo si tiene infecciones que afectan a los dientes, el cuello o la glándula parótida (saliva).
  • Traumatismos : Puede desarrollar trismo si se golpea o se lesiona la mandíbula.
  • Absceso periamigdalino (PTA) :Algunas personas con amigdalitis desarrollan abscesos periamigdalinos — bolsas llenas de pus que se forman cerca de las amígdalas. Las personas con ATP pueden desarrollar trismo.

¿Cómo diagnostican el trismo los profesionales sanitarios?

Los profesionales sanitarios diagnostican el trismo preguntando por los síntomas y examinando la mandíbula, el cuello y la articulación temporomandibular.

¿Qué pruebas realizan los profesionales sanitarios para diagnosticar esta enfermedad?

Los profesionales sanitarios pueden realizar pruebas de imagen, como tomografías computarizadas (TC) o resonancias magnéticas (RM).

¿Cómo tratan los profesionales sanitarios el trismo?

¿Cómo tratan los profesionales sanitarios el trismo?

Los profesionales de la salud comienzan por tratar cualquier causa subyacente. Por ejemplo, si no puede abrir la boca porque tiene un diente infectado (absceso), el médico puede administrarle antibióticos o extraer el diente infectado. Otros tratamientos posibles son:

  • Relajantes musculares : Son medicamentos recetados que alivian los espasmos musculares.
  • Fisioterapia : Los profesionales sanitarios pueden recomendar ejercicios o fisioterapia para estirar los músculos de la mandíbula.

Tengo trismo. ¿Qué puedo hacer para ayudarme?

  • Descansar las mandíbulas doloridas : Los hábitos cotidianos, como morderse las uñas o masticar chicle, ejercen presión sobre los músculos tensos de la mandíbula.
  • Evite los alimentos sólidos : Sustituya los alimentos difíciles de masticar por alimentos blandos o comidas líquidas.
  • Prueba la terapia de calor casera : Envuelve la mandíbula y el cuello con una toalla caliente húmeda y déjala durante 15 o 20 minutos una vez por hora. El calor húmedo ayudará a sus músculos a relajarse y posiblemente a reducir los espasmos musculares.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para el trismo?

  • El tratamiento de fisioterapia para la distrofia muscular oculofaríngea se centra en mejorar la fuerza y el control muscular, así como en ayudar a los pacientes a mantener una buena calidad de vida.
  • Los fisioterapeutas trabajarán con los pacientes en ejercicios para mejorar la fuerza y el control muscular, así como en técnicas de respiración y de movilidad.
  • También se pueden utilizar tratamientos como la estimulación eléctrica muscular (EMS) y la terapia con láser para ayudar a mejorar la fuerza y el control muscular.
  • Es importante que los pacientes se mantengan activos y se involucren en actividades que disfruten, ya que esto puede ayudar a mantener un buen estado de ánimo y reducir el estrés.

¿Cuándo me sentiré mejor?

Dependiendo de la situación, incluido el tratamiento de las causas subyacentes, la mayoría de las personas se sienten mejor en unas pocas semanas.

¿Puedo evitar el trismo?

El trismo suele afectar a las personas que han recibido tratamiento para el cáncer de cabeza y cuello. Los investigadores médicos están estudiando formas de aliviar el trismo después del tratamiento.

¿Qué puedo esperar si tengo trismo?

Su pronóstico, o resultado esperado, depende de la causa de la enfermedad. Las personas que tienen trismo después del tratamiento del cáncer pueden tener síntomas durante mucho tiempo. Pueden necesitar fisioterapia a largo plazo.

El resumen de Infitema

La mayoría de las personas desarrollan trismo después del tratamiento del cáncer de cabeza y cuello. En general, los espasmos de la mandíbula pueden parecer un problema menor en comparación con el cáncer y los efectos secundarios del tratamiento del cáncer. Pero si no se trata, el trismo puede afectar a la capacidad de las personas para comer y recuperar fuerzas después del tratamiento. Puede afectar a su capacidad de comunicación, haciéndoles sentir frustrados o aislados. Si el tratamiento del cáncer le dificulta abrir la boca, comuníquelo a su médico. Le recomendará un tratamiento para aliviar los síntomas.