/images/i/patologias/vasculitis-reumatoidea/vasculitis-reumatoide-sintomas-causas-pruebas-y-fisioterapia-tratamientos.png
< Volver a patologías

Vasculitis reumatoide: Síntomas, causas, pruebas y fisioterapia, tratamientos

La vasculitis reumatoide es una enfermedad asociada a la artritis reumatoide en la que se inflaman los vasos sanguíneos. El tratamiento con fisioterapia depende del tamaño del vaso y de los órganos afectados. La causa aún no se conoce.

¿Cómo ayuda la fisioterapia?

La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor y la rigidez en las articulaciones, a mejorar la fuerza y la resistencia, y a facilitar el movimiento. También puede ayudar a mantener o mejorar la función pulmonar y reducir el riesgo de complicaciones relacionadas con la vasculitis.
¿Qué es la vasculitis reumatoide?

¿Qué es la vasculitis reumatoide?

La vasculitis es una complicación grave de la artritis reumatoide . Mientras que la artritis reumatoide afecta a las articulaciones del cuerpo, la vasculitis es una enfermedad en la que se inflaman los vasos sanguíneos. Cuando los vasos sanguíneos se inflaman, pueden debilitarse y aumentar de tamaño, o estrecharse, a veces hasta el punto de detener el flujo sanguíneo. Los vasos sanguíneos más afectados son las arterias que llevan la sangre a la piel, los nervios y los órganos internos. También pueden verse afectadas las venas.

¿Qué pacientes con artritis reumatoide padecen vasculitis?

La vasculitis reumatoide se produce con mayor frecuencia en personas con al menos 10 años de enfermedad grave. En general, las personas que contraen vasculitis tienen muchas articulaciones con dolor e hinchazón, nódulos reumatoides, altas concentraciones de factor reumatoide en la sangre y a veces fuman cigarrillos. También pueden tener un bazo agrandado y un bajo recuento crónico de glóbulos blancos , una afección conocida como síndrome de Felty.

Menos del cinco por ciento de las personas con artritis reumatoide padecen vasculitis cutánea. Afortunadamente, son muchas menos las personas que padecen vasculitis de las arterias más grandes.

Hay pruebas que apoyan que, desde la introducción de tratamientos eficaces para la artritis reumatoide, la aparición de vasculitis reumatoide es mucho menos frecuente.

¿Qué causa la vasculitis reumatoide?

¿Qué causa la vasculitis reumatoide?

Se desconoce la causa de la vasculitis reumatoide. Un sistema inmunitario anormalmente activo (el sistema de defensa del organismo) parece desempeñar un papel importante en la inflamación de los vasos sanguíneos. Las pruebas que relacionan el sistema inmunitario con la vasculitis son las siguientes

  • Niveles elevados de factor reumatoide
  • La presencia de otras proteínas en la sangre (denominadas complejos inmunitarios)
  • Niveles bajos de proteínas en la sangre (denominadas complemento), que se agotan cuando se produce la inflamación.
  • El aspecto de los vasos sanguíneos inflamados bajo el microscopio, que muestra células inmunitarias dentro de la pared del vaso.

¿Cuáles son los síntomas de la vasculitis reumatoide?

Cuando la vasculitis afecta a las pequeñas arterias y venas que nutren la piel de las puntas de los dedos y la piel que rodea las uñas, pueden producirse pequeños pozos en las puntas de los dedos o pequeñas llagas que causan dolor y enrojecimiento alrededor de las uñas. La afectación de arterias y venas algo más grandes de la piel puede provocar una dolorosa erupción roja que suele afectar a las piernas. Si la piel está muy inflamada, pueden producirse úlceras y la infección se convierte en un riesgo de complicación.

La vasculitis que lesiona los nervios puede causar pérdida de sensibilidad, entumecimiento y hormigueo, o potencialmente debilidad o pérdida de función de las manos y/o los pies. La rara vasculitis de las arterias más grandes puede provocar la ausencia total de flujo sanguíneo a los tejidos abastecidos por el vaso afectado (lo que se denomina oclusión, que da lugar a un infarto), lo que puede causar gangrena de los dedos de las manos o de los pies, dolor de estómago , tos, dolor torácico, infarto de miocardio, y/o un accidente cerebrovascular si está afectado el cerebro. Esta forma de vasculitis sistémica también puede ir acompañada de síntomas generales como fiebre, pérdida de apetito, pérdida de peso y pérdida de energía.

¿Cómo se diagnostica la vasculitis reumatoide?

El médico sospechará el diagnóstico basándose en los síntomas de sarpullido, entumecimiento u hormigueo en las manos o los pies, úlceras en la piel, tos y dificultad para respirar, dolor en el pecho, dolor abdominal o síntomas de apoplejía. A veces se realiza una prueba eléctrica de la función nerviosa ((36)EMG) para estudiar las sensaciones de entumecimiento y hormigueo en brazos y piernas. A veces es necesaria una biopsia de la piel o de otros órganos sintomáticos.

¿Cómo se trata la vasculitis reumatoide?

¿Cómo se trata la vasculitis reumatoide?

El tratamiento depende del tamaño del vaso, de los órganos afectados y de la gravedad general de la vasculitis. La vasculitis que afecta a las puntas de los dedos y a la piel que rodea las uñas, o que sólo provoca una erupción, se trata con control del dolor, crema antibiótica y protección local. Muchos pacientes con artritis reumatoide que experimentan este tipo de vasculitis no reciben un tratamiento eficaz para su enfermedad articular. Los fármacos que tratan la artritis reumatoide pueden iniciarse y a menudo mejoran tanto los síntomas articulares como la vasculitis.

Dado que la vasculitis reumatoide más grave es poco frecuente, no se han publicado estudios que comparen un fármaco activo con un material inactivo (placebo). Las recomendaciones de tratamiento para la vasculitis que provoca daños en los nervios, úlceras en la piel y daños en los órganos internos se basan en descripciones de series de pacientes con vasculitis y en la experiencia previa de su médico.

Cuando se produce este tipo de vasculitis, a pesar del tratamiento adecuado de la enfermedad articular, se utilizan tratamientos más fuertes para controlar el sistema inmunitario. Cuando se utiliza cualquiera de estos tratamientos, es necesario un seguimiento muy cuidadoso por parte del médico.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia?

  • El objetivo del tratamiento de fisioterapia para vasculitis reumatoidea es aliviar el dolor y la inflamación de las articulaciones afectadas.
  • Los ejercicios de fisioterapia se centran en aumentar la fuerza y la flexibilidad de las articulaciones afectadas.
  • También se pueden utilizar técnicas de fisioterapia para reducir el estrés y la ansiedad asociados a la enfermedad.
  • Los tratamientos de fisioterapia pueden incluir masajes, ultrasonido, calor o frío, corrientes eléctricas, terapia con láser, etc.
  • Es importante seguir las instrucciones del fisioterapeuta para evitar dañar las articulaciones afectadas.

¿Cuál es el resultado a largo plazo de la vasculitis reumatoide?

La afectación de la piel por sí sola no suele ser muy grave. La vasculitis que afecta a los nervios y los órganos internos es más difícil de tratar y suele darse en personas con artritis reumatoide muy grave. Por todas estas razones, puede tener un impacto potencial en el resultado y requiere un seguimiento médico estrecho.