/images/i/sintomas/dolor-de-cuello/dolor-de-cuello-causas-fisioterapia-tratamientos-y-remedios-caseros.png
< Volver a patologías

Dolor de cuello: causas, fisioterapia, tratamientos y remedios caseros

El dolor de cuello puede durar de días a años, dependiendo de la causa. Las causas más comunes son la artrosis, la estenosis espinal, la hernia discal, el nervio pinzado, el estrés y la tensión mental y física, la mala postura, los tumores y otras condiciones de salud.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con el dolor de cuello?

La fisioterapia puede ayudar con el dolor de cuello de varias maneras. A menudo se utilizan técnicas de manejo del dolor para ayudar a aliviar el dolor agudo. También se pueden utilizar técnicas de terapia física para ayudar a mejorar la flexibilidad y la fuerza del cuello. Esto puede ayudar a evitar que el dolor se vuelva crónico.
¿Qué es el dolor de cuello?

¿Qué es el dolor de cuello?

El dolor de cuello es un dolor en o alrededor de la columna vertebral debajo de la cabeza, conocida como columna cervical. El dolor de cuello es un síntoma común de muchas lesiones y condiciones médicas diferentes.

Puede ser un dolor de cuello axial (que se siente sobre todo en el cuello) o un dolor de cuello radicular (que se extiende a otras zonas, como los hombros o los brazos). Puede ser agudo (dura entre días y hasta 6 semanas) o crónico (dura entre 3 meses y años).

El dolor de cuello puede interferir en las actividades diarias y reducir su calidad de vida si no se trata.

¿A quién afecta el dolor de cuello?

El dolor de cuello es muy común. Se produce en una de cada tres personas al menos una vez al año. Es más frecuente en las mujeres que en los hombres, y la probabilidad de padecerlo aumenta con la edad.

¿Cómo se siente el dolor de cuello?

Algunas personas describen el dolor como

  • Un dolor persistente.
  • Un dolor punzante o ardiente.
  • Aumento de la sensibilidad a la presión leve aplicada al cuello.
  • Dolor de cuello más dolor de cabeza y entumecimiento u hormigueo en uno o ambos brazos.
  • Aumento de la tensión/apretamiento de los músculos del cuello.
¿Cuáles son las posibles causas del dolor de cuello?

¿Cuáles son las posibles causas del dolor de cuello?

Muchos problemas médicos y lesiones diferentes pueden causar dolor de cuello. Las condiciones que pueden causar dolor de cuello incluyen:

  • Envejecimiento: Las enfermedades degenerativas como la artrosis (desgaste del cartílago articular) y la estenosis espinal (estrechamiento de los espacios de la columna vertebral) pueden provocar dolor de cuello a medida que se envejece. Con el tiempo, la tensión y el movimiento pueden provocar la degeneración del disco vertebral, causando una hernia discal o pinzamiento del nervio .
  • Lesión: Los traumatismos provocados por un movimiento brusco y forzado del cuello o la cabeza y el rebote en sentido contrario ((112)latigazo cervical ) pueden causar dolor y molestias. Los músculos, los ligamentos, los discos, las articulaciones vertebrales y las raíces nerviosas de la médula espinal en el cuello pueden verse afectados en las lesiones por traumatismo.
  • Estrés mental: El endurecimiento de los músculos del cuello debido a la tensión suele provocar dolor y rigidez en el cuello.
  • Esfuerzo físico: El uso excesivo de los músculos del cuello durante acciones repetitivas o actividades extenuantes puede provocar rigidez y dolor.
  • Condiciones que afectan al equilibrio de la columna vertebral: Una mala postura (estar sentado durante largos periodos de tiempo; una mala posición del ordenador/teclado/silla), el sobrepeso y la debilidad de los músculos abdominales pueden afectar a la postura de la columna y contribuir al dolor de cuello.
  • Crecimientos: En casos raros, masas como tumores, quistes y espolones óseos pueden causar dolor de cuello.
  • Otras condiciones de salud: Meningitis , artritis reumatoide , cáncer.

¿Cómo se diagnostica el dolor de cuello?

Los médicos diagnostican el dolor de cuello mediante un examen físico y una historia clínica. El médico le palpará y moverá el cuello para localizar el dolor y encontrar problemas de movimiento. Los médicos también comprueban su fuerza muscular y sus reflejos. El médico le preguntará sobre lesiones anteriores en el cuello que pudieran haber causado un latigazo cervical o una hernia discal. El médico puede preguntarle sobre el trabajo u otras actividades que puedan afectar a su cuello.

Para diagnosticar la causa del dolor, su médico puede utilizar pruebas de imagen como la radiografía, la resonancia magnética (RM) o la tomografía computarizada (TC). Estas pruebas pueden mostrar daños y otros problemas en los huesos y los tejidos circundantes del cuello.

Otras pruebas que su médico puede solicitar son: electromiografía, estudios de conducción nerviosa, mielograma y/o bloqueo de la raíz nerviosa. Estas pruebas examinan más de cerca los discos de la columna vertebral, la propia columna, comprueban el funcionamiento de los nervios y la respuesta muscular y el origen del dolor.

¿Cómo se gestiona o se trata el dolor de cuello?

¿Cómo se gestiona o se trata el dolor de cuello?

El tratamiento del dolor de cuello varía en función de la causa. Su objetivo es aliviar el dolor y mejorar la función. Los tratamientos estándar para este síntoma incluyen

  • Medicamentos que incluyen antiinflamatorios no esteroideos (AINE) para aliviar el dolor y la inflamación y relajantes musculares para ayudar al proceso de curación.
  • Fisioterapia (ejercicios para estirar y fortalecer los músculos y tendones del cuello).
  • La estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS) reduce el dolor al interrumpir la señal de dolor con una corriente eléctrica de bajo nivel aplicada a la piel cerca de los nervios que causan el dolor.
  • La tracción para aliviar el dolor con el uso de dispositivos inflables.
  • Inyecciones de esteroides cerca de las raíces nerviosas para ayudar a aliviar el dolor y la inflamación.
  • Cirugía para reparar discos vertebrales comprimidos o dañados o fusionar algunas vértebras de la columna.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para el dolor de cuello?

  • La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor de cuello mediante la aplicación de calor o frío, así como la realización de ejercicios de estiramiento y fortalecimiento.
  • También se puede utilizar la terapia manual, como la manipulación de la columna vertebral o el masaje, para aliviar el dolor de cuello.
  • La fisioterapia también puede ayudar a tratar las causas subyacentes del dolor de cuello, como la mala postura, el estrés o la lesión muscular.

¿Qué puedo hacer para aliviar el dolor de cuello en casa?

Su médico o fisioterapeuta puede recomendarle medidas que puede tomar en casa para aliviar el dolor de cuello. Éstas pueden incluir:

  • Utilizar compresas de calor o hielo.
  • Hacer estiramientos o ejercicios suaves.
  • Tomar medicamentos de venta libre para aliviar el dolor y la inflamación, como la aspirina o el ibuprofeno.
  • Descansar.
  • Interrumpir temporalmente la actividad física.

Las estrategias a largo plazo para reducir el dolor de cuello incluyen

  • Dejar de fumar . Fumar daña la estructura ósea y retrasa la curación.
  • Perder peso si tiene obesidad.
  • Reducir el nivel de estrés. Caminar, meditar, recibir un masaje, probar una clase de yoga, hacer ejercicio.
  • Hacer ejercicios que fortalezcan los músculos del cuello y los hombros.

¿Cuándo debo llamar al médico si tengo dolor de cuello?

Contacte con su médico si tiene un dolor de cuello que interfiere con el trabajo u otras actividades diarias.

En raras ocasiones, el dolor de cuello puede ser un signo de emergencia médica. Busque atención médica urgente si su dolor de cuello

  • Aparece después de sufrir un accidente.
  • Ocurre con entumecimiento u hormigueo en los brazos, hombros o piernas.
  • Se produce con debilidad en las piernas o pérdida de coordinación en brazos o piernas.
  • Incluye dolor de cabeza, mareos, náuseas o vómitos.
  • Implica la pérdida de control de los intestinos o de la vejiga.
  • Surge junto con rigidez de cuello.
  • Aparece con escalofríos, fiebre o pérdida de peso inexplicable.
  • Se mantiene igual al descansar o moverse.
  • No responde a los medicamentos de venta libre.
  • No disminuye después de una semana.