/images/i/sintomas/espasticidad/espasticidad-que-es-causas-sintomas-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Espasticidad: Qué es, causas, síntomas y tratamiento con fisioterapia

La espasticidad es un síntoma y una característica de ciertas afecciones neurológicas. Hace que ciertos músculos se contraigan a la vez. Su gravedad varía y puede afectar al movimiento y al habla. Existen varias opciones de tratamiento para la espasticidad, como la fisioterapia, la medicación y las inyecciones de toxina botulínica.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con la espasticidad?

La fisioterapia puede ayudar a tratar la espasticidad de varias maneras. A menudo, se utilizan técnicas de masaje para ayudar a aliviar la tensión muscular y mejorar la circulación. También se pueden utilizar técnicas de estiramiento para ayudar a elongar los músculos y reducir la rigidez. A veces, se utilizan ejercicios especiales para fortalecer los músculos que rodean las articulaciones afectadas. También se pueden utilizar técnicas de calor o frío para ayudar a aliviar el dolor y la inflamación.
¿Qué es la espasticidad?

¿Qué es la espasticidad?

La espasticidad es una alteración de los patrones de movimiento de los músculos que hace que ciertos músculos se contraigan a la vez cuando uno intenta moverse o incluso en reposo. Los músculos permanecen contraídos y se resisten a ser estirados. Interfiere con el movimiento y también puede afectar al habla y a la marcha.

La espasticidad puede variar mucho en la forma en que afecta a alguien — puede ser tan leve como la sensación de tensión de sus músculos o puede ser tan grave que cause rigidez y espasmos dolorosos e incontrolables de sus extremidades.

La espasticidad puede consistir en lo siguiente

  • Aumento del tono muscular (hipertonía).
  • Espasmos musculares (contracciones musculares involuntarias rápidas y/o sostenidas).
  • Clonus (serie de contracciones musculares involuntarias rápidas que pueden sentirse como un temblor, que se experimenta con mayor frecuencia en los tobillos).
  • Cruce involuntario de las piernas.
  • Dolor o malestar.
  • Postura anormal .
  • Contractura (contracción permanente del músculo y el tendón debido a una rigidez y espasmos graves y duraderos).
  • Deformidades musculares, articulares y/o óseas.
  • Dificultad para realizar las actividades cotidianas, y dificultad para que otras personas le ayuden en actividades como vestirse y bañarse.
  • Interrupción del sueño debido, por ejemplo, a espasmos dolorosos o tensión muscular.

Los movimientos musculares están normalmente controlados por un complejo sistema que permite que algunos de sus músculos se contraigan (tensen) mientras otros se relajan. Los daños en los nervios del sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) pueden alterar este patrón. Como resultado, muchos músculos pueden contraerse a la vez (lo que a veces se denomina cocontracción), lo que dificulta la realización de movimientos voluntarios.

¿Cuál es la diferencia entre la espasticidad y la rigidez muscular?

Tanto la rigidez como la espasticidad muscular son estados hipertónicos (un estado de tono muscular anormalmente alto), pero son diferentes.

La rigidez se asocia con mayor frecuencia a las lesiones de los ganglios basales, y se observa a menudo en la enfermedad de Parkinson . Los ganglios basales son un grupo de estructuras vinculadas al tálamo en la base del cerebro que están implicadas en la coordinación del movimiento.

La rigidez, a diferencia de la espasticidad, afecta a todos los músculos que rodean una articulación concreta por igual. Además, con la espasticidad, un movimiento más rápido desencadena una contracción involuntaria más fuerte o “captura” de los músculos afectados. En el caso de la rigidez, el aumento del tono muscular se mantiene constante durante todo el rango de movimiento de la articulación afectada.

¿Cuáles son las posibles complicaciones de la espasticidad?

Las complicaciones de la espasticidad pueden variar. En un estado grave, la espasticidad puede interferir con la función diaria y causar un dolor extremo. También puede dificultar la realización de tareas de higiene y cuidados básicos. Esto, a su vez, puede aumentar el riesgo de desarrollar lesiones por presión (úlceras de decúbito) , que pueden conducir a infecciones y sepsis .

Si no se trata, la espasticidad de moderada a grave también puede provocar:

¿Qué causa la espasticidad?

¿Qué causa la espasticidad?

La espasticidad suele estar causada por daños en las vías nerviosas del cerebro o la médula espinal que controlan el movimiento y los reflejos de estiramiento.

La espasticidad puede producirse debido a varias afecciones, entre ellas:

¿Cómo se trata la espasticidad?

¿Cómo se trata la espasticidad?

Existen varias opciones de tratamiento para la espasticidad. Las personas que padecen espasticidad suelen someterse a más de un tratamiento a la vez. Aunque no hay cura para la espasticidad, estos tratamientos pueden ayudar a aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida.

La forma más eficaz de tratar la espasticidad es con un equipo de profesionales sanitarios de diferentes especialidades. Los miembros de este equipo pueden incluir uno o más de los siguientes:

  • Neurólogo .
  • Fisiatra (un especialista en rehabilitación).
  • Clínico de práctica avanzada.
  • Fisioterapeuta.
  • Terapeuta ocupacional.
  • Patólogo del habla y del lenguaje.
  • Neurocirujano .
  • Cirujano ortopédico.

Tratamientos no quirúrgicos para la espasticidad

Los tratamientos no quirúrgicos para la espasticidad incluyen:

  • Fisioterapia : Un fisioterapeuta suele centrarse en ejercicios de estiramiento y fortalecimiento de las extremidades inferiores y en el entrenamiento de la movilidad (transferencias, bipedestación y marcha).
  • Terapia ocupacional : Un terapeuta ocupacional suele centrarse más en los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento de las extremidades superiores y en el entrenamiento para realizar actividades cotidianas, como asearse, bañarse y cocinar.
  • Logopedia : Si tiene espasticidad que afecta a los músculos de la boca, la cara y la garganta, un logopeda puede ayudarle con el habla, la comunicación y la deglución.
  • Escayola o férula : El uso de escayolas o férulas para las regiones afectadas de su cuerpo puede ayudar a proporcionar un estiramiento sostenido de los músculos espásticos para mejorar el rango de movimiento y puede facilitar la función.
  • Dispositivos de asistencia : Una amplia variedad de dispositivos de asistencia pueden ayudar a una persona con espasticidad a moverse y realizar las tareas diarias de forma más eficiente y segura.

Los profesionales sanitarios suelen prescribir medicamentos orales en combinación con otras terapias. Por lo general, sólo prescriben medicamentos si la espasticidad interrumpe el funcionamiento diario o el sueño. Los medicamentos más comunes para la espasticidad son

  • Baclofeno
  • Tizanidina
  • Dantroleno sódico
  • Diazepam
  • Clonazepam
  • Gabapentina

Los medicamentos orales para la espasticidad suelen ser eficaces, pero pueden causar efectos secundarios como somnolencia y debilidad.

Tratamiento con botox para la espasticidad

Las inyecciones locales de toxina botulínica o fenol en los músculos espásticos pueden ser muy eficaces para tratar la espasticidad . Estas inyecciones pueden reducir selectivamente el tono en los músculos que causan más tensión o espasmo.

Durante las inyecciones de toxina botulínica, el médico inyecta la toxina en lugares cuidadosamente seleccionados del músculo, haciendo que los músculos espásticos se relajen. Esto puede mejorar la comodidad, la posición y la función. Los efectos suelen tardar entre siete y diez días en notarse y suelen durar unos tres meses.

Esta terapia suele considerarse cuando es necesario aliviar la espasticidad sólo en unos pocos grupos musculares. Puede utilizarse además de otros tratamientos para la espasticidad.

Tratamientos quirúrgicos para la espasticidad

Los profesionales sanitarios suelen recomendar tratamientos quirúrgicos para la espasticidad sólo en casos graves. Estos tipos de tratamiento incluyen:

  • Terapia de baclofeno intratecal (ITB) : Este tratamiento consiste en la colocación quirúrgica de una bomba en el abdomen que puede liberar una dosis constante del medicamento baclofeno directamente en el líquido cefalorraquídeo a través de un catéter conectado a la bomba. Esto puede conducir a una reducción significativa de la espasticidad y el dolor con un menor riesgo de somnolencia en comparación con la toma de baclofeno por vía oral.
  • Rizotomía dorsal selectiva (RDS) : La espasticidad puede estar causada por un desequilibrio en las señales eléctricas de ciertos músculos. La RDS reequilibra las señales eléctricas enviadas a la médula espinal cortando quirúrgicamente raíces nerviosas cuidadosamente seleccionadas. Los cirujanos sólo realizan este procedimiento en caso de espasticidad grave que afecte a las piernas. El corte preciso de las raíces nerviosas problemáticas puede reducir la rigidez muscular y mantener otras funciones. Los especialistas suelen recomendar la SDR a las personas con parálisis cerebral.
  • Cirugía ortopédica : Se trata de la cirugía que se ocupa de tratar las consecuencias de la espasticidad en los músculos, los huesos y el tejido conjuntivo, como las contracturas y las deformidades. Algunos ejemplos son los procedimientos de alargamiento y transferencia de tendones.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para la espasticidad?

  • Se realizan ejercicios de estiramiento y movilidad.
  • Aplicación de calor o frío para aliviar el dolor y la inflamación.
  • Masajes para relajar los músculos.
  • Técnicas de manipulación para mejorar la movilidad.
  • Ejercicios de fortalecimiento para mejorar la fuerza muscular.
  • Tratamientos con láser o terapia de ondas de choque para disminuir la Espasticidad.

¿Cuándo debo consultar a mi médico sobre la espasticidad?

Es importante que busque atención médica si experimenta espasticidad por primera vez sin causa conocida, ya que la espasticidad puede ser un signo de daño en el cerebro o la médula espinal.

Si le han diagnosticado espasticidad, acuda a su médico si la espasticidad empeora o se hace más frecuente, o si interfiere en las tareas cotidianas.

El resumen de Infitema

La espasticidad es un síntoma y una característica común de varias enfermedades neurológicas. La gravedad de la espasticidad puede variar desde una molestia menor hasta una alteración significativa de su vida cotidiana. La buena noticia es que existen varias opciones de tratamiento para la espasticidad. Juntos, trabajarán con su equipo sanitario para determinar el mejor plan de tratamiento para usted.