/images/i/sintomas/rodilla-hinchada/rodilla-hinchada-posibles-causas-cuidados-y-tratamiento-con-fisioterapia.png
< Volver a patologías

Rodilla hinchada: posibles causas, cuidados y tratamiento con fisioterapia

Las articulaciones de la rodilla son estructuras complicadas con varias partes que pueden hincharse y causar dolor.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con mi rodilla hinchada?

La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor y la hinchazón de la rodilla al aumentar la circulación y reducir la inflamación. También puede ayudar a estirar y fortalecer los músculos y ligamentos de la rodilla para mejorar la estabilidad y evitar lesiones futuras.
¿Qué es la hinchazón de rodilla?

¿Qué es la hinchazón de rodilla?

La hinchazón de las rodillas es un problema común con muchas causas posibles. Las articulaciones de la rodilla son estructuras complicadas con varias partes que pueden causar dolor, entre ellas

  • Huesos
  • Los tendones, que conectan los músculos y los huesos
  • Ligamentos, que conectan los huesos con otros huesos
  • Cartílago, que cubre los extremos de los huesos y los amortigua entre sí

Las rodillas tienen una gran carga de trabajo en nuestras vidas y soportan nuestro peso gran parte del tiempo. Muchos tipos de lesiones, artritis y otros problemas causados por el uso repetitivo pueden provocar hinchazón, una acumulación de líquido en una parte concreta del cuerpo.

¿Cómo se diagnostica la causa de la hinchazón de la rodilla?

¿Cómo se diagnostica la causa de la hinchazón de la rodilla?

Su médico le hará preguntas sobre su dolor. Éstas pueden incluir:

  • ¿Cuál es la localización exacta del dolor – la parte delantera de la rodilla, la trasera, la interior, la exterior, por encima o por debajo de la rótula?
  • ¿Se siente mejor o peor en determinados momentos del día?
  • ¿Duele más al subir o bajar escaleras?
  • ¿Cómo le duele? ¿Es un dolor sordo o un dolor agudo y punzante?
  • ¿Ha disminuido la amplitud de movimiento de la rodilla?

Junto con estas preguntas, su médico examinará físicamente la rodilla y después le sugerirá el siguiente paso para diagnosticar el problema exacto. Es posible que le hagan un análisis de sangre o que le extraigan líquido de la rodilla con una aguja para examinarlo en el laboratorio. También se pueden utilizar pruebas de imagen para diagnosticar su dolencia.

¿Cómo se trata la hinchazón de rodilla?

¿Cómo se trata la hinchazón de rodilla?

Dependiendo del tipo y la gravedad de su problema, los tratamientos van desde la cirugía hasta los remedios caseros. Los remedios no quirúrgicos incluyen:

  • RICE: una abreviatura de “Reposo, Hielo, Compresión y Elevación,” es mejor hacerlo poco después de sufrir una lesión. El RICE puede ser útil para controlar el dolor leve.
  • Compresión: envolver la rodilla – no muy apretada – con una venda elástica (disponible en cualquier farmacia).
  • Fisioterapia: realizar ejercicios para fortalecer la rodilla y mejorar su estabilidad
  • Usar una férula en la rodilla
  • Tomar medicamentos de venta libre para aliviar el dolor
  • Si tienes sobrepeso, perder peso para reducir la presión sobre la rodilla

En algunos casos se puede inyectar en la rodilla un analgésico o una sustancia lubricante. O se puede utilizar una aguja para reducir la hinchazón eliminando el exceso de líquido.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para mi rodilla hinchada?

  • Aplicar hielo o bolsa de agua fría para reducir la inflamación
  • Usar una férula o una rodillera para estabilizar la rodilla
  • Realizar ejercicios de estiramiento y fortalecimiento específicos para la rodilla
  • Aplicar técnicas de masaje para reducir la tensión muscular
  • Realizar terapia física para aumentar la movilidad de la rodilla

¿Qué pasa si necesito una intervención quirúrgica en mi rodilla hinchada?

Dependiendo de su situación, la cirugía puede ir desde la artroscopia hasta la sustitución de la articulación de la rodilla por una artificial.

La cirugía artroscópica utiliza una diminuta cámara que forma parte de un instrumento llamado artroscopio. Puede utilizarse como herramienta de diagnóstico y de tratamiento, y suele ser un procedimiento ambulatorio (sin necesidad de pasar la noche en el hospital). Dependiendo del tipo de cirugía, a menudo se recomienda una terapia médica posterior para recuperar la movilidad y la fuerza de la rodilla.