/images/i/sintomas/sindrome-de-los-pies-ardientes-sindrome-de-grierson-gopalan/sindrome-de-los-pies-ardientes-sindrome-de-grierson-gopalan.png
< Volver a patologías

Síndrome de los pies ardientes (Síndrome de Grierson-Gopalan)

El calor y el dolor del síndrome de los pies ardientes pueden ser más intensos por la noche y pueden afectar no sólo a las plantas de los pies, sino también a la parte superior de los mismos, a los tobillos e incluso a la parte inferior de las piernas.

¿Cómo ayuda la fisioterapia?

La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación asociados con el Síndrome de los pies ardientes, así como a mejorar la circulación y la sensibilidad en los pies. También puede proporcionar ejercicios y técnicas de estiramiento para mejorar la movilidad y la fuerza de los pies, y puede enseñar a los pacientes cómo evitar lesiones y problemas futuros.
¿Qué es el síndrome de los pies ardientes?

¿Qué es el síndrome de los pies ardientes?

El síndrome de los pies ardientes, también conocido como síndrome de Grierson-Gopalan, es un conjunto de síntomas en los que los pies suelen estar incómodamente calientes y doloridos. La sensación de quemazón puede ser más intensa por la noche, con cierto alivio durante el día. Los síntomas pueden ir de leves a graves. El calor y el dolor pueden limitarse a las plantas de los pies, pero también pueden afectar a la parte superior de los pies, los tobillos e incluso la parte inferior de las piernas.

¿Cuáles son las causas del síndrome del pie ardiente?

¿Cuáles son las causas del síndrome del pie ardiente?

Los síntomas del síndrome de los pies ardientes pueden ser consecuencia de muchas afecciones o enfermedades diferentes. Entre ellas se encuentran:

  • Daño nervioso o atrapamiento. Hay muchas causas posibles de daño nervioso. Puede producirse debido a diversas enfermedades, lesiones en la espalda o una lenta descomposición (cambios degenerativos) de la columna vertebral, cirugía, uso de fármacos de quimioterapia u otros medicamentos, o exposición a toxinas.
    • Neuropatía periférica . Esta es una de las causas más comunes del síndrome de los pies ardientes. Se produce cuando se dañan los nervios sensoriales periféricos que conectan la médula espinal con las extremidades. Las personas que han tenido diabetes durante mucho tiempo, o aquellas con niveles de glucosa en sangre mal controlados, son más propensas a desarrollar una neuropatía periférica . La neuropatía periférica relacionada con la diabetes se desarrolla gradualmente y puede empeorar con el tiempo. Otras afecciones que pueden causar neuropatía periférica son los agentes quimioterapéuticos, las enfermedades hereditarias, los trastornos autoinmunes (incluida la (47)artritis reumatoide ), la exposición a sustancias químicas tóxicas, las infecciones, la insuficiencia renal , el alcoholismo y los desequilibrios nutricionales (deficiencia de vitamina B, síndrome de mala absorción).
    • Síndrome del túnel tarsiano. El túnel tarsiano es un espacio estrecho dentro del tobillo, cerca de los huesos del tobillo. La compresión o el aplastamiento del nervio tibial posterior (el nervio que se encuentra detrás del hueso largo más grande de la parte inferior de la pierna) dentro del túnel tarsiano puede dar lugar a sensaciones de ardor, hormigueo o dolor en algunas partes de los pies. También pueden verse afectados la parte interna de los tobillos y las pantorrillas de las piernas.
    • Neuroma de Morton . El tejido nervioso puede engrosarse entre los huesos de la base de los dedos del pie, causando dolor. Los zapatos demasiado apretados pueden causar este tipo de neuroma, aunque también puede ser consecuencia de una lesión deportiva, estrés , o una posición o movimiento anormal del pie.
    • Síndrome de dolor regional complejo . Este trastorno nervioso, poco frecuente pero extremadamente doloroso, puede producirse tras una lesión o una intervención quirúrgica.
    • Trastorno de Charcot-Marie-Tooth . Este trastorno neurológico hereditario puede causar daños en los nervios periféricos de las piernas y los pies. El daño se agrava con el tiempo. La enfermedad de Charcot-Marie-Tooth afecta a los músculos y nervios de las extremidades, lo que provoca una debilidad anormal y la elevación de los arcos de los pies. Las tensiones anormales en los pies pueden predisponer a fracturas por estrés y, con frecuencia, estas personas necesitarán ortesis para funcionar correctamente.
  • Trastornos endocrinos o metabólicos
  • Infecciones
    • Pie de atleta (tinea pedis(1) ). Esta infección fúngica está causada por unos hongos parecidos al moho, llamados dermatofitos, que crecen en zonas húmedas y cálidas de la piel. El calzado y los calcetines húmedos y los ambientes húmedos permiten que los hongos crezcan y se propaguen. Los síntomas del pie de atleta pueden incluir picor, ardor y escozor entre los dedos y las plantas de los pies.
  • Otras causas
    • Eritromelalgia/Erythermalgia. Este trastorno poco frecuente puede provocar un dolor intenso y ardiente, un aumento de la temperatura de la piel y un enrojecimiento visible (eritema) de los dedos y las plantas de los pies. También puede afectar a las manos. Se desconoce su causa exacta. Los ataques pueden producirse sólo en determinados momentos (brotes) y durar de varios minutos a varios días, o el dolor ardiente puede ser continuo. La zona afectada puede volverse sensible, hinchada y caliente.
    • El calzado demasiado apretado o que no se ajusta correctamente . Los zapatos o las medias apretados pueden irritar los pies sensibles o ejercer presión sobre ciertas partes del pie.
    • Estrés debido al ejercicio o a una lesión física.
    • Alergias . Los materiales utilizados para fabricar zapatos o calcetines pueden desencadenar los síntomas.
    • Dermatitis de contacto . Los tintes o agentes químicos utilizados para curtir el cuero pueden provocar irritación de la piel.
    • Otras causas son el mal de montaña crónico, el síndrome de Gitelman, la leishmaniosis, la esclerosis múltiple, los trastornos psicológicos (psicosomáticos), las causas hereditarias y las causas desconocidas (idiopáticas)

¿Cuáles son los síntomas más comunes del síndrome de pies ardientes?

Los síntomas más comunes son

  • Sensación de calor o ardor, que suele empeorar por la noche
  • Adormecimiento de los pies o las piernas
  • Dolor agudo o punzante
  • Sensación de pesadez en los pies
  • Dolor sordo en los pies
  • Enrojecimiento de la piel o exceso de calor
  • Cosquilleo u hormigueo o sensación de “alfileres y agujas”

¿Cómo se diagnostica el síndrome de los pies ardientes?

Dado que no existen pruebas para medir objetivamente la intensidad del dolor o el ardor de pies, el médico intentará determinar la causa subyacente de los síntomas.

  • Examen físico . Su médico le preguntará sobre su historial médico, incluyendo cualquier síntoma físico que tenga y los medicamentos que esté tomando. Le hará pruebas de reflejos y le examinará los pies en busca de signos de infección, lesiones u otros problemas.
  • Análisis de sangre . Pueden solicitarse pruebas para medir su nivel de glucosa en sangre o detectar deficiencias nutricionales o trastornos endocrinos. Normalmente se realiza un recuento sanguíneo completo . Otras pruebas de laboratorio pueden incluir electrolitos en suero y orina (magnesio, sodio, potasio, niveles de vitamina B y cloruro).
  • Pruebas de la función nerviosa. Pueden solicitarse pruebas de electrodiagnóstico en caso de sospecha de daño nervioso .
    • Electromiografía . Esta prueba mide la actividad eléctrica de un músculo y se realiza para ver cómo responde el músculo a la estimulación nerviosa. Se introduce una aguja muy fina en el músculo a través de la piel para medir la actividad del músculo cuando se contrae y se relaja. Se realiza para determinar la causa del dolor, el entumecimiento o el hormigueo.
    • Prueba de velocidad de conducción nerviosa. Esta prueba se realiza para evaluar la velocidad a la que se mueven los impulsos eléctricos a lo largo de un nervio. Se realiza para diferenciar entre verdaderos trastornos nerviosos y condiciones en las que los músculos se ven afectados por una lesión nerviosa. Se colocan electrodos planos en la piel a lo largo del recorrido del nervio y se aplica una corriente de baja intensidad.
¿Cómo se trata el síndrome del pie ardiente?

¿Cómo se trata el síndrome del pie ardiente?

El tratamiento depende de las causas o condiciones subyacentes.

  • Cuidados personales
    • Remojar los pies en agua fría durante al menos 15 minutos. Esto puede proporcionar un alivio temporal. No se recomienda el agua fría.
    • Evite exponer los pies al calor.
    • Eleve las piernas y los pies.
    • Tome medicamentos de venta libre para el dolor (analgésicos). Los antiinflamatorios no esteroideos , como el ibuprofeno, el ketoprofeno o el naproxeno pueden aliviar temporalmente el dolor.
    • Aplique cremas y pomadas tópicas . Las cremas y pomadas de venta libre que contienen capsaicina pueden aplicarse en los pies para aliviar el dolor. Se pueden utilizar cremas, lociones, sprays o polvos antimicóticos tópicos para tratar el pie de atleta.
  • Medicamentos recetados
    • La insulina o los fármacos hipoglucemiantes orales pueden controlar los niveles de glucosa en sangre en las personas con diabetes.
    • Pueden recetarse suplementos nutricionales a las personas con deficiencias vitamínicas.
    • Analgésicos. Pueden recetarse fármacos como narcóticos o no narcóticos orales o tópicos para aliviar el dolor. Las cremas, lociones, sprays o parches tópicos que contienen lidocaína pueden aliviar las molestias.
    • Antidepresivos. Los antidepresivos tricíclicos y otros pueden ayudar con el dolor crónico asociado a la neuropatía.
    • Medicamentos anticonvulsivos o anticonvulsivos. La gabapentina, la carbamazepina, la pregabalina y otros pueden utilizarse para tratar el dolor crónico.
    • Medicamentos antifúngicos. Pueden utilizarse medicamentos orales para las infecciones resistentes a los productos tópicos.
  • Fisioterapia y ejercicio físico
  • Cambios en la dieta
  • Almohadillas para los pies y plantillas (dispositivos ortopédicos)
  • Cirugía . La cirugía ortopédica puede ser necesaria en los casos que no responden a los medicamentos o a formas más conservadoras de tratamiento.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia?

  • Los pacientes con síndrome de los pies ardientes suelen ser tratados con fisioterapia para aliviar el dolor y la inflamación.
  • La fisioterapia puede ayudar a mejorar la circulación y reducir la inflamación.
  • También se puede utilizar terapia de masaje para aliviar el dolor y la tensión muscular.
  • Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento también pueden ser útiles para tratar este síndrome.

¿Se puede hacer algo para prevenir el síndrome de los pies ardientes?

No hay forma de prevenir completamente el síndrome de los pies ardientes, pero estas pautas pueden ayudar a solucionar algunos problemas.

  • Programe revisiones periódicas con un podólogo o especialista en el cuidado de los pies. Las revisiones periódicas son necesarias si tiene diabetes u otras afecciones que puedan afectar a los nervios. Las personas con diabetes u otras afecciones pueden necesitar un calzado especial.
  • Seleccione zapatos que se ajusten bien y proporcionen una ventilación adecuada . Los zapatos deben tener un tacón bajo, una puntera ancha y proporcionar un buen soporte para los arcos del pie.
  • Utilice calcetines limpios y secos para prevenir el pie de atleta . Cámbiese los calcetines con frecuencia si practica deportes u otras actividades que hacen que los pies transpiren.
  • Examine sus pies diariamente en busca de signos de infección o lesión . Revise sus pies en busca de ampollas, llagas, cortes, úlceras y roturas en la piel para prevenir infecciones.
  • Si tiene diabetes, el control del azúcar puede ser el método más eficaz para prevenir o tratar la neuropatía secundaria a esta causa .

¿Cuándo debo acudir al médico?

Si la sensación de ardor u hormigueo persiste o empeora con el tiempo, y no responde al tratamiento casero, visite a un médico o podólogo para determinar la causa.

El ardor en los pies puede ser un signo de advertencia de una enfermedad más grave, como la diabetes mellitus, daños en los nervios periféricos o desnutrición. La diabetes no diagnosticada o no tratada puede provocar daños irreversibles en los nervios periféricos.