/images/i/tratamientos/ablacion-por-radiofrecuencia-para-el-tratamiento-del-dolor/ablacion-por-radiofrecuencia-arf-que-es-y-procedimiento.png
< Volver a patologías

Ablación por radiofrecuencia (ARF): Qué es y procedimiento

La ablación por radiofrecuencia (ARF) utiliza el calor para destruir el tejido. Para el tratamiento con fisioterapia del dolor, se envían ondas de radio a través de una aguja colocada con precisión para calentar una zona del nervio. Esto impide que las señales de dolor se envíen al cerebro. La ARF se considera para los dolores de larga duración, especialmente los del cuello, la espalda baja o las articulaciones artríticas, que no se han tratado con éxito con otros métodos.

¿Cómo ayuda la fisioterapia?

La ablación por radiofrecuencia es un procedimiento médico que se utiliza para tratar el dolor. Se realiza mediante el uso de una sonda que se introduce en el cuerpo y se calienta a una temperatura muy alta. Esto destruye el tejido nervioso que está causando el dolor. La fisioterapia puede ayudar a reducir el dolor después del procedimiento y también puede ayudar a mejorar la funcionalidad y la movilidad.

Visión general

La ablación por radiofrecuencia (ARF) se dirige a partes específicas de un nervio para que deje de enviar señales de dolor al cerebro.
¿Qué es la ablación por radiofrecuencia (ARF)?

¿Qué es la ablación por radiofrecuencia (ARF)?

La ablación por radiofrecuencia (ARF), también llamada neurotomía por radiofrecuencia, utiliza ondas de radio para crear una corriente que calienta una pequeña zona de tejido nervioso. El calor destruye esa zona del nervio, impidiendo que envíe señales de dolor al cerebro. La ARF puede proporcionar un alivio duradero a las personas con dolor crónico, especialmente en la zona lumbar, el cuello y las articulaciones artríticas.

¿Por qué se realiza la ablación por radiofrecuencia (ARF)?

Los objetivos de la ablación por radiofrecuencia son:

  • Detener o reducir el dolor.
  • Mejorar la función.
  • Reducir el número de medicamentos para el dolor.
  • Evitar o retrasar la cirugía.
¿Qué afecciones pueden tratarse con la ablación por radiofrecuencia?

¿Qué afecciones pueden tratarse con la ablación por radiofrecuencia?

La ablación por radiofrecuencia se utiliza para tratar

  • El dolor crónico causado por afecciones como la artritis de la columna vertebral ((139)espondilosis ) y el dolor de la articulación sacroilíaca (SI).
  • Dolor en el cuello, la espalda y la rodilla.
  • Dolor por cáncer.
  • Dolor facial causado por la neuralgia del trigémino .
  • Dolor de los nervios periféricos.
  • Problemas del ritmo cardíaco.
  • Tumores (para eliminar células).

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia?

  • cervical
  • Se aplica una sonda a la piel del cuello, en la zona donde está el dolor
  • La sonda se conecta a un equipo de radiofrecuencia
  • El equipo de radiofrecuencia envía ondas de radio a la sonda
  • La sonda calienta el tejido en el cuello, lo que destruye las células que transmiten el dolor
  • La sonda se mantiene en el cuello durante unos minutos, mientras el equipo mantiene la radiofrecuencia
  • Después de unos minutos, se retira la sonda y se aplica una compresa fría al cuello

¿Cómo funciona la ablación por radiofrecuencia?

La ablación por radiofrecuencia utiliza el calor producido por las ondas de radio para atacar el tejido enfermo. Cuando la radiofrecuencia se aplica al tejido nervioso, daña los nervios, lo que impide o detiene la señal de dolor que llega al cerebro y produce un alivio del dolor.

Durante un procedimiento de ablación por radiofrecuencia, se introduce una pequeña aguja hueca en el nervio objetivo que está causando dolor. Se inserta un electrodo en la parte superior de la aguja, que envía las ondas de radio a través de la aguja al nervio objetivo. El calor provoca una lesión que impide que el nervio envíe señales de dolor al cerebro. Los nervios sanos cercanos no se dañan durante el procedimiento.

Tratamiento del dolor en la columna vertebral

La ablación por radiofrecuencia se utiliza a menudo para tratar el dolor originado en las articulaciones (como la rodilla) y a menudo relacionado con el dolor de la columna vertebral, especialmente el cuello y la parte baja de la espalda (zona lumbar de la columna).

Dentro de la columna vertebral, los nervios se ramifican desde la médula espinal y viajan hasta las articulaciones facetarias y las articulaciones sacroilíacas.

Las articulaciones facetarias son pares de pequeñas articulaciones entre las vértebras de la columna vertebral. Estas articulaciones dan flexibilidad a la columna vertebral y permiten el movimiento de la espalda, como la torsión y la flexión. Dos pequeños nervios, llamados nervios de rama medial, están conectados a las articulaciones facetarias y envían una señal al cerebro de que hay dolor procedente de estas articulaciones.

Las articulaciones sacroilíacas se encuentran cerca de la parte inferior de la columna vertebral, justo encima del coxis. Los nervios de la rama lateral que están conectados a estas articulaciones envían señales de dolor desde la columna vertebral hasta el cerebro.

El uso de la ablación por radiofrecuencia para tratar el nervio de rama medial de las articulaciones facetarias o el nervio de rama lateral de las articulaciones sacroilíacas disminuye las señales de dolor que llegan al cerebro.

¿Quién es un candidato para la ablación por radiofrecuencia (ARF)?

La ablación por radiofrecuencia (ARF) puede ser adecuada para usted si tiene:

  • Alivio del dolor tras una inyección de bloqueo nervioso. Esto indica a su especialista que ese nervio en particular es la fuente de su dolor y es un objetivo apropiado para la ARF.
  • Dolor crónico que no responde a otros tratamientos, como la medicación para el dolor y la fisioterapia.

Es posible que no sea candidato a la ablación por radiofrecuencia si

  • Está embarazada.
  • Tiene una infección.
  • Tiene un problema de sangrado.

¿Qué sucede antes de un procedimiento de ablación por radiofrecuencia (ARF)?

Su médico revisará su historial médico y de medicación y le hará preguntas sobre su dolor. Si toma aspirina u otros medicamentos anticoagulantes, es posible que deba dejar de tomarlos durante unos días antes del procedimiento.

El médico le examinará y pedirá radiografías u otras pruebas de imagen que suelen solicitarse para ver su anatomía, determinar el nivel de artritis u otras lesiones de la columna vertebral y descartar cualquier otra causa.

Su especialista realizará una prueba, llamada bloqueo diagnóstico, para confirmar el origen y el nivel de su dolor, lo que puede predecir el nivel potencial de su alivio del dolor. El bloqueo consiste en la inyección de un anestésico local cerca de la zona del dolor. Si el bloqueo diagnóstico no proporciona un alivio significativo, es posible que no se beneficie de la ARF. Si tiene una respuesta favorable al bloqueo diagnóstico, su especialista puede recomendar la ARF como tratamiento para aliviar su dolor.

¿Qué sucede durante un procedimiento de ablación por radiofrecuencia?

En primer lugar, se acostará boca abajo en una mesa especial de rayos X. El médico utilizará monitores para observar su estado durante el procedimiento. Usted permanecerá consciente para poder responder a las preguntas de su especialista durante el procedimiento. Se pueden administrar medicamentos durante el procedimiento para relajarle, pero esto es opcional.

Su médico utilizará un anestésico local para adormecer la zona de su piel donde se insertará una aguja. A continuación:

  • Se inserta una aguja fina en la zona donde siente dolor.
  • La colocación de la aguja se guía por un tipo especial de radiografía continua en tiempo real llamada fluoroscopia .
  • Una vez que la aguja ha llegado al lugar previsto, el médico hará una prueba para confirmar que está en la posición adecuada. La prueba consiste en introducir un microelectrodo a través de la aguja hueca. El médico le preguntará si siente una sensación de hormigueo (o molestias o una contracción muscular). Esto significa que se ha encontrado el lugar adecuado para el tratamiento.
  • Se inyecta un anestésico local a través de la aguja para adormecer la zona objetivo.
  • Se envía una corriente de radiofrecuencia a través de la aguja para calentar la parte del nervio identificada.
  • La corriente destruye esa zona del nervio, impidiendo que envíe señales de dolor al cerebro.
  • Se puede tratar más de un nervio durante el procedimiento (si es necesario).

¿Cuánto dura el procedimiento de ablación por radiofrecuencia?

La ablación por radiofrecuencia dura entre 15 minutos y dos horas, dependiendo del lugar del tratamiento y del número de tratamientos realizados.

¿Qué ocurre después de un procedimiento de ablación por radiofrecuencia?

Después del procedimiento de ablación por radiofrecuencia:

  • Se irá a casa poco después del procedimiento. Alguien debe llevarle a casa.
  • Descanse cuando llegue a casa. No conduzca ni haga nada extenuante durante las 24 horas posteriores al procedimiento. Después de uno o dos días, puede volver a sus actividades normales, incluyendo bañarse o ducharse.
  • Es posible que siga sintiendo molestias, dolor o espasmos musculares en el lugar del tratamiento durante unos días. Es posible que su médico le haya recetado analgésicos para el dolor. También puede aplicar una bolsa de hielo en el lugar de la inyección, de forma intermitente durante 20 minutos, varias veces durante el primer día de su recuperación en casa.

Es posible que el médico le haya recomendado también fisioterapia para recuperar la fuerza y la flexibilidad. También tendrá una cita de seguimiento para comprobar su progreso y para que le respondan a cualquier pregunta que pueda tener.

¿Cuáles son las ventajas de la ablación por radiofrecuencia?

Las ventajas de la ablación por radiofrecuencia son las siguientes

  • Alivio del dolor.
  • No hay cirugía.
  • Poco o ningún tiempo de recuperación.
  • Menor necesidad de medicamentos para el dolor.
  • Mejora de la función.
  • Regreso a las actividades habituales tras uno o dos días de descanso.

¿Cuáles son los efectos secundarios y los riesgos de la ablación por radiofrecuencia (ARF)?

Durante el procedimiento, es posible que experimente un poco de dolor o sensación de ardor en el lugar, similar a lo que experimentaba antes del procedimiento. El dolor puede durar una o dos semanas después del procedimiento. La aplicación de una bolsa de hielo en el lugar, durante 20 minutos de forma intermitente, puede ayudar a aliviar el dolor.

Es posible que sienta un adormecimiento temporal en el lugar donde la aguja entró en la piel.

El riesgo de complicaciones de la ARF es muy bajo. En ocasiones, puede producirse un daño o dolor nervioso permanente. En algunas personas, su dolor original puede empeorar. Otras complicaciones, como la infección y la hemorragia en el lugar de inserción de la aguja, son poco frecuentes.

¿Cuál es la eficacia de la ablación por radiofrecuencia?

La mayoría de las personas sienten cierto alivio del dolor después de la ablación por radiofrecuencia, pero la cantidad varía según la causa del dolor y la localización. El alivio del dolor puede ser inmediato en algunas personas, producirse en 10 días en otras o tardar hasta tres semanas en otras.

El alivio del dolor puede durar de seis a doce meses. Para algunas personas, el alivio dura varios años. Otras pueden tener un alivio del dolor limitado.

El nervio tratado puede volver a crecer. Si esto sucede, suele ocurrir entre seis y doce meses después del procedimiento. La ablación por radiofrecuencia puede repetirse si es necesario.

Hable con su especialista médico sobre el índice de éxito de su procedimiento y la duración del alivio del dolor. Su especialista le dará su mejor proyección basándose en la causa específica, la localización y la gravedad de su dolor.

¿Cuándo debo llamar a mi profesional sanitario?

Llame a su especialista médico si:

  • Tiene dolor intenso, enrojecimiento o hinchazón en el lugar de inserción de la aguja.
  • Tiene un aumento de la debilidad o el entumecimiento en un brazo o una pierna.

¿La ablación por radiofrecuencia se considera una cirugía?

La ablación por radiofrecuencia no se considera una cirugía. Se considera un procedimiento mínimamente invasivo. Esto significa que el procedimiento se lleva a cabo utilizando métodos que acceden a su cuerpo con la menor cantidad de daño o interrupción de su piel y tejidos. En general, los métodos de tratamiento mínimamente invasivos disminuyen el riesgo de infección y otras complicaciones, reducen la duración de la estancia en el hospital, disminuyen la cantidad de dolor experimentado y acortan el tiempo de recuperación.

El resumen de Infitema

La ablación por radiofrecuencia (ARF) utiliza el calor para destruir el tejido. Cuando se utiliza para el tratamiento del dolor, el calor se dirige a los nervios específicos que le causan dolor. Al calentar el nervio se detiene o reduce la llegada de señales de dolor al cerebro. La ARF se considera para los dolores de larga duración que afectan a la columna vertebral después de que otros métodos, como la medicación para el dolor y la fisioterapia, no hayan tenido éxito. La ARF es útil para muchas personas que deciden someterse al procedimiento. Hable con su especialista para ver si la ARF es adecuada para usted.