/images/i/tratamientos/cirugia-de-correccion-de-juanetes/cirugia-de-juanetes-eliminacion-de-juanetes-tratamiento-con-fisioterapia-y-recuperacion.png
< Volver a patologías

Cirugía de juanetes: Eliminación de juanetes, tratamiento con fisioterapia y recuperación

Si tiene juanetes que le causan dolor en el dedo gordo del pie, llame a su especialista médico para recibir tratamiento con fisioterapia. Después de la cirugía, la mayoría de las personas pueden reanudar sus actividades en seis a 12 semanas.

¿Cómo ayuda la fisioterapia?

La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación después de la cirugía de corrección de juanetes. También puede ayudar a mejorar la movilidad y la fuerza de los pies y reducir el riesgo de complicaciones.
¿Qué es la cirugía de juanetes?

¿Qué es la cirugía de juanetes?

La cirugía de juanetes, a veces llamada bunionectomía, es un tratamiento para corregir los juanetes. Hay varios tipos de cirugía de juanetes. La mayoría de ellas consisten en reposicionar el dedo gordo del pie para aliviar el dolor y mejorar la función.

¿Qué es un juanete?

Un juanete, o hallux valgus, es una protuberancia ósea en el lado de la articulación del dedo gordo. Estas protuberancias crecen en el borde exterior del pie. Se pueden ver en la parte de la articulación donde el dedo se une al pie, llamada articulación metatarsofalángica (MTP).

¿Cuáles son los tipos de cirugía de juanetes?

Su cirujano puede utilizar algunas técnicas diferentes durante la operación de juanetes, entre ellas:

  • Exostectomía: Durante esta cirugía, el cirujano afeita el juanete. A menudo, los profesionales sanitarios combinan este método con la osteotomía para reposicionar el dedo. Este procedimiento se realiza raramente y sólo en los juanetes más leves.
  • Osteotomía:El cirujano realiza unas pequeñas incisiones en los huesos. A continuación, el cirujano utiliza tornillos o clavos para realinear la articulación del dedo gordo. Es el procedimiento más habitual para los juanetes.
  • Artrodesis:A veces, la inflamación de la artritis puede provocar juanetes. En la artrodesis, el cirujano elimina las partes de la articulación del dedo gordo que tienen artritis. A continuación, el cirujano coloca tornillos en el dedo para mantener los huesos unidos mientras se curan. Esta cirugía sólo se realiza con los juanetes más graves.

¿Quién necesita operarse de los juanetes?

Por lo general, sólo es necesario operarse si el juanete es doloroso o causa problemas funcionales. Puede ser un candidato para la eliminación de juanetes si tiene

  • Dedo gordo del pie que se desplaza hacia los dedos más pequeños.
  • Hallux rigidus, o un dedo gordo del pie rígido.
  • Dolor que interfiere con sus actividades diarias.
  • Hinchazón e inflamación en el dedo gordo que no desaparece.

¿Qué ocurre antes de la operación de juanetes?

Antes de la operación, usted y su cirujano hablarán sobre su salud, sus niveles de actividad y cualquier otro factor que pueda afectar a su recuperación. Su cirujano utilizará esta información para elegir el mejor tipo de cirugía para usted. El día de su cita, el médico le pedirá que llegue una o dos horas antes. Normalmente, los cirujanos realizan la cirugía de juanetes con anestesia local (agente adormecedor alrededor del dedo) además de una ligera anestesia monitorizada que le mantendrá cómodo durante el procedimiento. Normalmente la intubación (tubo de respiración) y la anestesia fuerte no son necesarias para este tipo de procedimiento.

¿Qué ocurre durante la operación de juanetes?

En la mayoría de las operaciones de juanetes, el cirujano realiza una pequeña incisión a lo largo de la articulación del dedo gordo. A continuación, el cirujano recoloca el dedo gordo. El cirujano también puede realinear los tendones o ligamentos que rodean la articulación del dedo.

Normalmente, el cirujano coloca el dedo en su sitio utilizando

  • Placas metálicas.
  • Tornillos pequeños.
  • Alambres.

El cirujano coloca puntos de sutura y vendas en el dedo del pie para ayudar a que la zona se cure correctamente. Todo el proceso puede durar entre 45 minutos y 3 horas, dependiendo de la gravedad del juanete y de lo que haya que hacer para corregirlo.

¿Qué sucede después de la cirugía de juanetes?

La cirugía de juanetes es un procedimiento ambulatorio, lo que significa que puede volver a casa el mismo día. Después de la cirugía, usted esperará en una sala de recuperación durante una o dos horas hasta que su cirujano determine que usted es seguro para salir. Tendrá que pedir a alguien que le lleve a casa. Durante la recuperación en casa, el médico le indicará que

  • Evitar poner peso sobre el dedo gordo del pie.
  • Eleve el pie para reducir la hinchazón.
  • Mantenga la herida y los vendajes secos.
  • Tome los analgésicos que le hayan recetado. (Los antibióticos rara vez serán necesarios para este tipo de cirugía fuera del ámbito del quirófano).

Durante las dos primeras semanas después de la operación, es posible que tenga que pedir a alguien que le ayude a preparar las comidas o a realizar las tareas domésticas.

¿Cuáles son las ventajas de la cirugía de juanetes?

La mayoría de las personas que se operan de un juanete experimentan un importante alivio del dolor cuando se recuperan. La cirugía también mejora la alineación del dedo gordo. Mejorar la alineación del dedo gordo puede ayudarle a caminar con más facilidad.

¿Cuáles son los riesgos o complicaciones de la cirugía de juanetes?

Los posibles riesgos asociados a la cirugía de juanetes incluyen:

  • Recurrencia del juanete (reaparición).
  • Dolor o rigidez continuos.
  • Infección o inflamación.
  • Daño a los nervios.
  • Problemas de cicatrización de la herida.

Su médico le explicará los riesgos de la operación de juanetes. Las complicaciones de la cirugía de juanetes son poco frecuentes y suelen ser fáciles de tratar. Si experimenta alguna complicación, su recuperación puede ser más larga de lo esperado.

¿Cuál es el tiempo de recuperación?

Por lo general, se le retirarán los puntos de sutura unas dos semanas después de la operación. Sin embargo, los huesos tardan entre seis y doce semanas en curarse. Es probable que tenga que llevar un zapato o bota protectora.

Durante este periodo de cicatrización, no podrá apoyar todo su peso en el pie. Para moverse cómodamente, es posible que tenga que utilizar muletas, un patinete o un andador. La carga de peso dependerá del tipo de procedimiento que se realice para corregir el juanete.

Al cabo de seis a doce semanas, empezará a recuperar la función del pie. Los ejercicios específicos de fisioterapia ayudan a recuperar la fuerza y la amplitud de movimiento del pie. Podrá reanudar sus actividades al cabo de unos tres meses. Sin embargo, la hinchazón puede durar de seis a nueve meses después de la operación.

Para asegurarse de que el pie se cura correctamente, deberá acudir a su médico para las visitas postoperatorias programadas tras la operación.

¿Cuándo debo consultar a mi médico por un juanete?

Hable con su médico si su juanete le causa dolor o le impide caminar. La cirugía de juanetes puede ayudar a los pacientes con juanetes dolorosos a volver a ser más activos.

¿Cómo puedo evitar que los juanetes vuelvan a aparecer después de la operación?

Después de la cirugía de juanetes, puede tomar medidas para evitar que los juanetes vuelvan a aparecer. Una de las causas más comunes de los juanetes es el uso de zapatos muy ajustados. Tenga en cuenta que volver a llevar un zapato demasiado apretado puede provocar la reaparición de los juanetes.

Además, una plantilla ortopédica puede ser útil para evitar la reaparición si la causa del juanete al principio era un tipo de pie pronado (más plano).

Los estiramientos también pueden ser útiles si la causa del juanete fue el equinismo (tensión de los músculos de la pantorrilla).

El resumen de Infitema

Su médico puede recomendarle la cirugía de juanetes si tiene protuberancias óseas y dolorosas llamadas juanetes. La corrección de los juanetes mediante cirugía puede reducir el dolor y ayudarle a recuperar la funcionalidad del pie. La mayoría de las personas operadas de juanetes se recuperan bien y pueden retomar sus actividades habituales en un plazo de seis a doce semanas.