/images/i/tratamientos/cirugia-de-la-bolsa-en-j/cirugia-de-la-bolsa-en-j.png
< Volver a patologías

Cirugía de la bolsa en J

Si se le ha extirpado el colon y el recto, es posible que se le practique una anastomosis ileal (IPAA) para crear una bolsa con parte del intestino delgado. La bolsa en J es uno de estos tipos de bolsas.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con la cirugía de la bolsa en j?

-pouch La fisioterapia es una parte importante del cuidado postoperatorio para la cirugía de la bolsa en J-pouch. Los objetivos de la fisioterapia son mejorar la movilidad del intestino, reducir el dolor y la inflamación, y mejorar la fuerza y la coordinación del abdomen. La fisioterapia también puede ayudar a reducir el riesgo de complicaciones, como el estreñimiento.
¿Qué es la cirugía de bolsa en J?

¿Qué es la cirugía de bolsa en J?

La cirugía de bolsa en J es un procedimiento que se realiza después de que el paciente se haya sometido a una proctocolectomía . Se trata de una operación para extirpar el colon y el recto (intestino grueso) , que almacenan y eliminan los desechos sólidos. El colon y el recto se extirpan en determinadas condiciones de enfermedad como:

  • Colitis crónica (de larga duración) ulcerosa inflamación de la mucosa del recto y del colon (úlceras diminutas y pequeños abscesos en el colon y el recto que brotan y provocan heces con sangre y diarrea).
  • Formas hereditarias de cáncer colorrectal o cáncer multifocal de colon y recto.
  • Poliposis adenomatosa familiar (un número inusualmente grande de pólipos en el colon).

Si se le han extirpado estos órganos, puede someterse a un procedimiento de bolsa ileal-anastomosis (IPAA) para proporcionar una nueva forma de almacenar y pasar el contenido intestinal por el ano. En una IPAA, el íleon (la parte más baja del (605)intestino delgado ) se convierte en una bolsa para almacenar los desechos sólidos. Esta bolsa está conectada al canal anal, lo que permite almacenar y evacuar las heces por la vía habitual del organismo.

Existen tres tipos de bolsas ileales : La bolsa en J, la bolsa en S y la bolsa en W. La bolsa en J es el tipo que se utiliza más a menudo porque requiere la menor longitud de intestino, es la más fácil de construir y proporciona la mejor función.

Para poder someterse a un procedimiento de bolsa ileal, los músculos intestinales, el esfínter, los nervios y el ano deben seguir funcionando normalmente. Esto permitirá a la persona mantener el control de los movimientos intestinales una vez que se construya la bolsa.

Su médico tendrá en cuenta varios factores para determinar si usted es un buen candidato para la cirugía de bolsa en J. Estos pueden incluir:

  • Afecciones distintas de la colitis ulcerosa, como Enfermedad de Crohn , colitis indeterminada, EII-no clasificada: La bolsa en J no siempre es el tratamiento preferido para estas afecciones.
  • Obesidad: Las personas con obesidad tienden a tener un mayor tiempo de cirugía, mayor dificultad para construir una bolsa en J, un mayor riesgo de infección, un mayor tiempo de recuperación en el hospital y más complicaciones después de la cirugía. Su médico podría recomendarle que intente perder peso antes de la cirugía.
  • Falta de función del esfínter anal: La falta de control muscular suele darse en pacientes de edad avanzada y en mujeres que se lesionaron durante el parto.
  • Radiación pélvica antes de la cirugía de bolsa: Esta condición puede estar relacionada con mayores tasas de fracaso de la bolsa y pouchitis . Además, la radiación pélvica después de la cirugía de la bolsa J también puede causar problemas como pouchitis, diarrea y vaciado nocturno. La pouchitis es una irritación e inflamación de la bolsa.

Detalles del procedimiento

Procedimiento de bolsa en J completado con dos asas del intestino delgado.

¿Cómo se realiza la cirugía de la bolsa en J?

La cirugía de la bolsa en J suele realizarse en una, dos o tres fases. El número de etapas depende de la condición y la salud del paciente.

La bolsa en J (también llamada bolsa ileal o bolsa pélvica) se realiza utilizando dos asas de intestino delgado, cada una de las cuales mide unos 15 centímetros de largo. La bolsa se conecta a la parte superior del canal anal en un área denominada zona de transición anal para permitir finalmente la eliminación de las heces. Una vez construida la bolsa, puede contener unos 2/3 de litro de líquido.

El cirujano también crea un orificio temporal en el abdomen en una operación denominada ileostomía . Este orificio (estoma) permite que los residuos pasen a una bolsa externa (fuera del cuerpo) llamada bolsa de ostomía mientras se cura la bolsa J.

Una vez que la bolsa J se cura, el cirujano cierra el estoma y vuelve a unir los dos extremos del intestino. Esta conexión permite al cuerpo acumular los residuos en la bolsa y eliminarlos a través del ano.

¿Cuáles son los beneficios de la cirugía de la bolsa en J?

El éxito de la cirugía de la bolsa en J elimina el dolor y el sufrimiento causados por enfermedades como la colitis y la poliposis adenomatosa familiar. También permite a las personas que se han operado defecar con normalidad y no tener que depender de una ostomía. Esto puede suponer un enorme beneficio psicológico.

¿Cuáles son los efectos secundarios de la cirugía de la bolsa J?

El efecto secundario más común de la cirugía de bolsa J es la pouchitis, una inflamación (hinchazón) de la bolsa que se produce cuando ésta se irrita e inflama. Aproximadamente la mitad de los pacientes que se someten a la cirugía de IPAA para la colitis ulcerosa tendrán pouchitis al menos una vez en su vida. La pouchitis suele tratarse con un tratamiento de antibióticos de 7 a 14 días. El médico también puede recomendar probióticos ” que normalmente viven en el tubo digestivo) como Lactobacillus , Bifidobacterium y Thermophilus , y medicamentos para controlar la diarrea.

Otras complicaciones de la cirugía de la bolsa en J son

  • Aumento de la frecuencia intestinal (tener que ir al baño más a menudo).
  • Fuga anastomótica (que provoca una infección o una fístula en la pelvis después de la cirugía).
  • Calambres o hinchazón abdominal.
  • En las mujeres, infertilidad (incapacidad para tener hijos), debido a las cicatrices alrededor de los ovarios y las trompas de Falopio después de la cirugía.
  • En los hombres, impotencia (incapacidad para tener una erección) debido a los daños en los nervios causados por la cirugía.
  • Sepsis pélvica (infección).
  • Sangrado de la bolsa.
  • Obstrucciones del intestino delgado (bloqueo en el intestino delgado).
  • Cuffitis (infección de la parte del recto que queda llamada manguito; colitis en el manguito).

¿Cuál es el pronóstico (perspectiva) de las personas que se someten a una cirugía de bolsa en J?

La mayoría de las personas que se someten a la cirugía de la bolsa en J pueden regresar al trabajo y a sus actividades normales después de que la nueva bolsa sane. Puede pasar hasta un año para que la función intestinal se ‘normalice' a una nueva normalidad de una media de cinco a seis deposiciones al día. Hasta ese momento, el paciente suele tener un mayor número de deposiciones diarias (hasta 12). Esta mayor frecuencia suele disminuir a medida que la bolsa se estira para retener más líquido y los músculos circundantes se fortalecen.

¿Qué recursos están disponibles para las personas que se someten a una cirugía de bolsa J?

  • United Ostomy Associations of America, Inc. Buscador de grupos de apoyo
  • Fundación de Colitis de Crohn Encuentra un grupo de apoyo