/images/i/tratamientos/control-del-dolor/manejo-del-dolor-analgesicos-dolor-cronico-alivio-del-dolor-dolor-nervioso.png
< Volver a patologías

Manejo del dolor: Analgésicos, dolor crónico, alivio del dolor, dolor nervioso

Mediante un plan de control del dolor, los profesionales sanitarios ayudan a las personas a controlar todo tipo de dolores. Los enfoques de control del dolor incluyen medicamentos, inyecciones, terapia y ejercicio. El médico puede recomendar un método o una combinación de varios. Los planes de control del dolor ayudan a las personas con dolor crónico (de larga duración) a sentirse mejor y a mejorar su calidad de vida.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con en control del dolor?

, Rehabilitación y Prevención de lesiones La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor a través de técnicas de masaje y manipulación. También pueden proporcionar ejercicios para fortalecer y estabilizar las articulaciones y los músculos, lo que puede ayudar a prevenir lesiones en el futuro. La fisioterapia también puede ayudar a mejorar la movilidad y la flexibilidad, lo que puede facilitar la recuperación de lesiones existentes.
¿Qué es el tratamiento del dolor?

¿Qué es el tratamiento del dolor?

Todo el mundo siente algún tipo de dolor de vez en cuando. El dolor es el síntoma más común de los miles de lesiones, enfermedades, trastornos y afecciones que se pueden experimentar a lo largo de la vida. También puede ser el resultado de los tratamientos de afecciones y enfermedades. El dolor puede durar poco tiempo y desaparecer cuando se cura (dolor agudo). O también puede durar meses o años (dolor crónico).

Los especialistas en control del dolor le ayudan a controlar el dolor con medicamentos, procedimientos, ejercicios y terapia. Para reducir o aliviar el dolor, su especialista puede recomendar un enfoque o una combinación de varios. Puede recibir atención en una clínica del dolor, en la consulta del médico o en el hospital.

Según la causa y el tipo de dolor, puede que no sea posible encontrar un alivio total y que el dolor no mejore de inmediato. Su especialista trabajará con usted para ajustar su plan de control del dolor para que pueda sentirse mejor.

¿Cómo es el tratamiento de fisioterapia para en control del dolor?

  • La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor a través de diversas técnicas, como la terapia manual, la terapia física, la electroestimulación y la acupuntura.
  • También se pueden utilizar métodos no invasivos de control del dolor, como la terapia de calor o frío, la terapia de luz, la terapia sonora y la terapia de masaje.
  • La fisioterapia también puede ayudar a mejorar la flexibilidad y la fuerza, lo que puede ayudar a aliviar el dolor.
  • También se pueden utilizar técnicas de relajación y de respiración para ayudar a aliviar el dolor.
¿Quién necesita un tratamiento del dolor?

¿Quién necesita un tratamiento del dolor?

Cualquier persona con dolor puede beneficiarse de un plan de control del dolor. Un plan integral puede ayudar a las personas a controlar el dolor que dura unos días (como después de una lesión o una operación). También puede ayudar a las personas que padecen un dolor prolongado debido a una enfermedad o a una afección crónica.

El dolor es el principal síntoma de una amplia gama de lesiones, infecciones y enfermedades. El dolor por cáncer puede ser consecuencia de casi todos los tipos de cáncer. Uno de los primeros signos de un ataque al corazón suele ser el dolor en el pecho, que puede trasladarse a los brazos, la espalda o la mandíbula. Algunas de las afecciones más comunes que causan dolor son:

  • Artritis y lesiones musculares y articulares: Varios tipos de artritis , como la artrosis y la gota , provocan un fuerte dolor en las articulaciones. Las lesiones ortopédicas (como el (1640)hombro congelado ) limitan la movilidad y provocan dolor y rigidez.
  • Trastornos autoinmunes: Lupus , Enfermedad de Crohn y otros trastornos autoinmunes hacen que el sistema inmunitario ataque al organismo.
  • Lesiones de espalda: Las hernias discales , la ciática y otros problemas de espalda son causas habituales de dolor y limitación de la movilidad.
  • Trastornos de dolor crónico: Hay varios trastornos que pueden provocar dolor generalizado en todo el cuerpo. Entre ellos se encuentran la fibromialgia , el síndrome de dolor regional complejo (SDRC) y el síndrome de dolor central .
  • Endometriosis: Esta dolorosa enfermedad hace que el revestimiento del útero crezca fuera de las paredes uterinas. La endometriosis provoca dolor abdominal y periodos irregulares.
  • Dolor facial: Varias afecciones pueden causar dolor en la cara, como la neuralgia del trigémino (TN) , un absceso dental y otros problemas dentales.
  • Dolores de cabeza: Las migrañas y las cefaleas en racimo provocan dolor en la cabeza y el cuello.
  • Cálculos renales y problemas del tracto urinario: Los cálculos renales pueden causar un fuerte dolor cuando pasan por el cuerpo con la orina (pis). La cistitis intersticial (síndrome de la vejiga dolorosa) provoca dolor y presión pélvica.
  • Daños en los nervios (neuropatía): Los nervios dañados pueden provocar dolor, escozor y hormigueo. El síndrome del túnel carpiano es un tipo común de neuropatía .

¿Cuáles son los tipos de dolor?

Algunos tipos de dolor son consecuencia de una enfermedad o un accidente. Otros dolores pueden persistir o reaparecer después de un tratamiento. A veces, el dolor es consecuencia de tratamientos (como el (2373)dolor después de una operación ). Algunos dolores no tienen una causa conocida. Los tipos de dolor incluyen:

  • Agudo: Este tipo de dolor es agudo y suele ser consecuencia de una lesión. El dolor agudo mejora cuando los especialistas tratan la lesión o la enfermedad que lo causa. Este tipo de dolor puede ser consecuencia de una fractura ósea , espasmos musculares , una quemadura u otro tipo de accidente. Algunas enfermedades y trastornos, como la apendicitis y el herpes zóster , provocan dolor agudo.
  • Crónico: Los especialistas llaman dolor crónico al que dura más de seis meses. Este tipo de dolor puede ser consecuencia de una lesión o enfermedad no tratada. También puede ser consecuencia de afecciones como la artritis, la fibromialgia o las lesiones nerviosas (neuropatía). La lumbalgia es otro tipo de dolor crónico.
  • Nociceptivo: Las terminaciones de las células nerviosas (nociceptores) envían señales de dolor al cerebro cuando se produce una lesión. El dolor nociceptivo se produce cuando te rompes un hueso, te das un golpe en la cabeza o te das un tirón muscular. El dolor puede ser repentino y de corta duración o de larga duración. Puede afectar a los órganos internos (dolor visceral) o al sistema musculoesquelético (dolor somático).
  • Neuropático: Los problemas con el sistema nervioso causan dolor neuropático (dolor nervioso). Ocurre cuando los nervios envían señales de dolor al cerebro por error, incluso cuando no están dañados. La diabetes , la esclerosis múltiple (EM) y el VIH suelen causar este tipo de dolor.

¿Cómo evalúan el dolor los profesionales sanitarios?

El primer paso para tratar el dolor es averiguar qué lo causa. Su especialista le preguntará cuándo y dónde siente el dolor y si mejora (o empeora) con ciertas actividades. Dígale a su médico si el dolor permanece en un lugar o se traslada (irradia) a otras partes del cuerpo.

El médico también le preguntará cómo siente el dolor. A veces, el médico le pedirá que califique el dolor en una escala de 0 a 10 (escala de dolor). Dependiendo de la causa, la localización y la gravedad del dolor, puede describirlo como

  • Dolor, sordo o persistente.
  • Ardiente, punzante o pulsante (como las descargas eléctricas).
  • Agudo o punzante.
  • Palpitante o punzante.

¿Cuáles son los tipos de tratamiento del dolor?

Hay muchas formas de tratar los distintos tipos de dolor. Es posible que cuente con un equipo de especialistas en el tratamiento del dolor (médicos especialistas en el tratamiento del dolor) que trabajen juntos para ayudarle a controlar el dolor prolongado o intenso. Estos especialistas trabajan en un campo de la medicina llamado algiatría.

Su especialista puede recomendar un enfoque o una combinación de varias técnicas de control del dolor. Éstas pueden incluir:

  • Remedios caseros: Es posible que pueda aliviar el dolor de las lesiones en los huesos, músculos y tejidos blandos en casa. Pregunte a su especialista sobre el método RICE (reposo, hielo, compresión y elevación). Mientras descansas, aplica hielo o una compresa fría cada 20 minutos aproximadamente para reducir la hinchazón y el dolor.
  • Asesoramiento y terapia: La terapia cognitivo-conductual (TCC) y la biorretroalimentación pueden ayudarle a controlar el dolor crónico cambiando la forma en que su mente reacciona ante el malestar físico. Dado que el dolor crónico también puede provocar depresión y ansiedad , su especialista puede recomendarle otros tipos de terapia, asesoramiento o meditación para ayudarle a controlar estas emociones. Algunas personas llevan un diario sobre el dolor para llevar la cuenta de lo que hace que el dolor mejore o empeore. Estos datos pueden ayudar a su especialista a planificar el tratamiento.
  • Ejercicio: Su especialista puede recomendarle pilates, yoga, tai chi, natación o caminar. Estos ejercicios pueden reducir el dolor crónico, mejorar la postura y ayudar al cuerpo a funcionar mejor en general. También benefician a tu salud mental y te ayudan a mantener el equilibrio.
  • Tratamientos manuales: Muchas personas encuentran alivio al dolor con fisioterapia, masajes, acupuntura , tratamiento manipulativo osteopático (OMT) y ajustes quiroprácticos . Durante estos tratamientos manuales, el médico utiliza una serie de técnicas. Reducen el dolor, mejoran la alineación y ayudan a que su cuerpo funcione mejor.
  • Inyecciones y estimulaciones: Su especialista puede recomendar la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS) o la ablación por radiofrecuencia para aliviar el dolor nervioso. Las inyecciones de esteroides administran medicamentos para aliviar el dolor directamente en la zona dolorida.
  • Cambios en el estilo de vida: Algunos cambios en el estilo de vida pueden aliviar el dolor. Si tiene sobrepeso o obesidad , su médico puede recomendarle que pierda peso. Las personas que siguen una dieta equilibrada, beben mucha agua, duermen lo suficiente y controlan los niveles de estrés pueden tener menos probabilidades de sufrir dolor crónico.
  • Medicamentos: Dependiendo del tipo de dolor, su especialista puede recomendar medicamentos de prescripción o de venta libre para aliviar las molestias. Puede necesitar antibióticos para tratar una infección, relajantes musculares para los espasmos o antiinflamatorios para aliviar la hinchazón. Algunos de estos fármacos (como los (26)opiáceos para aliviar el dolor ) pueden crear hábito. Siga siempre las instrucciones de su médico cuando tome medicamentos .

¿Cuáles son las ventajas del tratamiento del dolor?

Un plan integral de control del dolor puede ayudarle a sentirse mejor física y mentalmente. Aunque no siempre es posible encontrar un alivio total del dolor, es posible que pueda reducir el dolor o aprender a responder a él de una manera diferente. Muchas personas con dolor crónico disfrutan de una mejor calidad de vida con un programa de control del dolor.

¿Cuáles son los riesgos o complicaciones del tratamiento del dolor?

Los distintos enfoques del tratamiento del dolor tienen sus propias complicaciones. Hable con su especialista sobre los efectos secundarios de la medicación y las complicaciones de las inyecciones, los tratamientos manuales u otros procedimientos.

¿Cuál es la eficacia de los planes de tratamiento del dolor?

Dependiendo de la causa del dolor y de los tratamientos que reciba, puede tardar un tiempo en sentirse mejor. Es posible que el dolor no desaparezca por completo. Es más probable que su plan de control del dolor sea eficaz si colabora estrechamente con su especialista y ajusta el plan a medida que cambian sus necesidades.

¿Cuándo debo consultar a mi especialista médico sobre el control del dolor?

Consulte a su especialista si:

  • El dolor no mejora, empeora o vuelve a aparecer después del tratamiento.
  • Se siente ansioso o deprimido.
  • Tiene problemas para dormir debido al dolor.
  • El malestar y el dolor le impiden disfrutar de sus actividades habituales.

El resumen de Infitema

Vivir con dolor puede ser muy difícil, tanto física como mentalmente. Si tiene dolor, hable con su médico sobre un plan de tratamiento del dolor personalizado. Sea abierto y honesto con su especialista sobre cuándo siente dolor y qué lo hace mejorar o empeorar. Informe a su especialista si se siente deprimido o ansioso. Si el dolor no mejora o reaparece después del tratamiento, hable con su especialista. Es posible que tenga que ajustar su plan de control del dolor para ayudarle a sentirse mejor.