/images/i/tratamientos/episiotomia/episiotomia-procedimiento-ventajas-complicaciones-y-curacion.png
< Volver a patologías

Episiotomía: Procedimiento, ventajas, complicaciones y curación

La episiotomía es un procedimiento quirúrgico en el que se realiza una pequeña incisión en la zona entre la vagina y el ano (perineo) durante el parto. Ya no se utiliza tanto como antes, pero hay algunos casos en los que el obstetra realiza una episiotomía.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con una episiotomía?

La fisioterapia puede ayudar con los dolores y la hinchazón después de una episiotomía. También puede ayudar a que los músculos se recuperen y se fortalezcan.
¿Qué es una episiotomía?

¿Qué es una episiotomía?

La episiotomía es un procedimiento en el que tu obstetra realiza un pequeño corte entre la parte inferior de la abertura vaginal y el ano (una zona llamada perineo) durante el parto. La episiotomía ensancha la abertura de la vagina, lo que permite que el bebé salga con más facilidad. A veces, el perineo se desgarra de forma natural al salir el bebé. Esto se llama desgarro perineal (o laceración).

Los profesionales sanitarios no recomiendan las episiotomías rutinarias y prefieren que el desgarro sea natural. Sin embargo, el procedimiento se sigue utilizando en algunos casos.

¿Cuándo es necesaria una episiotomía?

Aunque las episiotomías son poco frecuentes, hay casos en los que el médico considera que es la opción más segura. Estos casos son:

  • Tu bebé está en peligro y debe nacer rápidamente.
  • Estás agotada y deshidratada por un parto prolongado.
  • Tu obstetra necesita utilizar fórceps o una aspiradora para dar a luz a tu bebé. Es posible que sea necesario ensanchar la vagina para utilizar estos instrumentos.
  • Tu bebé viene de nalgas o tiene distocia de hombros (los hombros están atascados en la pelvis).
  • Tu bebé es grande.
  • Llevas demasiado tiempo empujando o no puedes controlar los pujos.

¿Es mejor desgarrar o hacer una episiotomía?

Las últimas investigaciones sugieren que es mejor dejar que el perineo se desgarre de forma natural.

En su día, los profesionales sanitarios pensaron que hacer una incisión quirúrgica ayudaría a que la vagina se estirara y evitaría desgarros graves. Algunos también creían que podría prevenir complicaciones como la incontinencia urinaria y la disfunción del suelo pélvico . El suelo pélvico está formado por músculos y tejidos que sostienen el útero y ayudan a prevenir disfunciones urinarias e intestinales. Pero las investigaciones más recientes han demostrado que las episiotomías pueden no prevenir las complicaciones y pueden hacer que los desgarros se extiendan más de lo previsto.

¿Cómo se realiza una episiotomía?

La episiotomía se realiza durante un parto vaginal. El proceso concreto puede variar en función de su obstetra y de su estado.

Por lo general, la episiotomía sigue el siguiente proceso

  • Te pondrán anestesia para que no sientas dolor. Si ya te han puesto una epidural , no tienes sensibilidad de cintura para abajo. Es posible que no necesite ninguna anestesia adicional. Si no te han puesto la epidural, el médico te inyecta un anestésico local en el perineo.
  • Una vez que el bebé está coronando (la cabeza del bebé está en la abertura vaginal) y empujando contra el perineo, el médico utiliza unas tijeras de episiotomía para hacer la incisión.
  • El bebé sale, seguido de la placenta .
  • El médico utiliza puntos de sutura absorbibles para reparar los tejidos y músculos afectados. Se evalúa el grado del desgarro y se comprueba si hay complicaciones.

Tipos de incisiones de episiotomía

Hay dos tipos principales de incisiones:

  • Mediana (línea media): Una incisión vertical (arriba y abajo) que comienza en la abertura vaginal y se extiende hacia el ano. Este tipo tiene un mayor riesgo de desgarro del esfínter anal o del recto, pero es una incisión más fácil de realizar.
  • Mediolateral: Una incisión en ángulo o en diagonal. La incisión comienza en el orificio vaginal y se extiende en un ángulo de 45 grados. Hay menos posibilidades de que la incisión se extienda al esfínter anal y al recto. Las desventajas de las incisiones mediolaterales incluyen la dificultad para repararlas, una mayor pérdida de sangre y más molestias durante la recuperación.

¿Cuáles son los grados de la episiotomía?

Al igual que los desgarros perineales, los profesionales sanitarios describen los niveles (o grados) de la episiotomía en relación con la gravedad del desgarro. Los grados de una episiotomía son:

  • Primer grado: Un pequeño desgarro que sólo afecta al revestimiento de la vagina.
  • De segundo grado: Un desgarro que se extiende a través del revestimiento de la vagina hasta el tejido vaginal subyacente. La mayoría de las episiotomías son de segundo grado.
  • Tercer grado: Desgarro que afecta al revestimiento vaginal, a los tejidos vaginales y se extiende hasta el esfínter anal.
  • De cuarto grado: El desgarro afecta al revestimiento vaginal, los tejidos vaginales, el esfínter anal y el recto. Es el tipo de desgarro más grave y con más complicaciones.

¿Es dolorosa la episiotomía?

No deberías sentir nada durante una episiotomía. El obstetra utiliza un anestésico local (que suele inyectarse en la zona) para adormecer la zona perineal y que no sientas dolor. En algunos casos, ya te han puesto la epidural y no puedes sentir nada de cintura para abajo. Una vez que pase el efecto de la anestesia, es posible que sientas algo de dolor y molestias.

¿Qué ventajas tiene la episiotomía?

En determinadas situaciones, la episiotomía ayuda a reducir el riesgo de un mal desgarro natural. Si te hacen una episiotomía, es porque es lo más seguro para ti o para tu bebé.

¿Cuáles son los riesgos de una episiotomía?

Las complicaciones que pueden ocurrir debido a una episiotomía incluyen:

  • Sangrado .
  • Infección.
  • Relaciones sexuales dolorosas ((1177)dispareunia ).
  • Lesión del esfínter anal y del recto.
  • Cicatrización.
  • Incontinencia urinaria.
  • Tiempo de recuperación prolongado.

Es importante tener en cuenta que las complicaciones mencionadas anteriormente también pueden ocurrir con un desgarro natural.

¿Se puede rechazar una episiotomía?

Dado que las episiotomías no son rutinarias, es probable que su especialista médico no recomiende una a menos que sea necesaria. Habla con tu médico con antelación y compártele tus preocupaciones sobre el procedimiento y tu deseo de evitarlo.

Cómo prevenir una episiotomía

Es difícil prevenir los desgarros perineales o la episiotomía, ya que gran parte de ellos están fuera de tu control. Algunos profesionales sanitarios recomiendan estirar el perineo durante el embarazo para ayudar a prevenir los desgarros. Masajear el tejido perineal (zona entre la abertura vaginal y el ano) en las semanas previas al parto puede reducir las posibilidades de desgarros o de necesitar una episiotomía. Las investigaciones son contradictorias y los profesionales no están del todo seguros de que estirar el perineo funcione, pero suele ser inofensivo.

Otra técnica para reducir los desgarros es aplicar una compresa caliente en el periné durante la segunda fase del parto. Esto puede ayudar a que el tejido sea más flexible. Habla con tu médico sobre el masaje perineal u otras técnicas para evitar los desgarros durante el parto.

¿Cuánto tiempo se tarda en curar después de una episiotomía?

La cicatrización tarda aproximadamente un mes, pero puede variar en función del grado de la episiotomía. Los desgarros naturales suelen requerir el mismo tiempo de recuperación.

Es habitual sentir dolor y molestias durante las primeras semanas y tener alguna molestia en las relaciones sexuales (una vez que te den el visto bueno para el coito). Informa a tu médico de cómo te estás recuperando y cuál ha sido tu nivel de dolor. Ellos podrán decirte si es normal en función del tipo y la gravedad de la episiotomía que hayas tenido.

¿Cómo me curo después de una episiotomía?

La zona perineal estará dolorida durante unas semanas después de una episiotomía. Algunas cosas que puedes hacer en casa para aliviar las molestias son

  • Utilizar una bolsa de hielo o una compresa fría perineal (una bolsa de hielo y una almohadilla absorbente en uno) para reducir la hinchazón y aliviar el dolor. La mayoría de los hospitales disponen de compresas frías perineales, pero también puedes comprarlas tú misma.
  • Toma baños de asiento calientes. Un baño de asiento consiste en llenar una bañera de asiento (que suele ir sobre el inodoro) o una bañera con agua caliente y sumergir la zona genital en el agua. Promueve la curación y puede ofrecer un alivio temporal del dolor.
  • Ponga agua caliente en una "botella peri" y échese un chorro en la zona perineal cuando vaya al baño o se cambie el absorbente. Su especialista médico le dará una botella peri en el hospital.
  • Utilice sprays anestésicos como varias veces al día para el dolor y el picor.
  • Utilice un analgésico de venta libre — como el paracetamol o el ibuprofeno — según le recomiende su especialista. Es posible que el dolor intenso deba tratarse con un medicamento más fuerte de venta con receta, como el paracetamol con codeína.
  • Aplique compresas de hamamelis en la zona perineal. El hamamelis ayuda a calmar la zona y a aliviar la irritación. Algunas personas forran sus compresas con almohadillas de hamamelis para obtener un mayor alivio.
  • Siéntate en una almohada en forma de donut. Esta almohada con forma de donut elimina la presión de la zona perineal cuando te sientas. Puedes encontrar almohadas inflables en forma de donut en tu farmacia más cercana.

Habla con tu matrona u obstetra sobre lo que puedes esperar y las actividades que debes evitar durante el periodo de recuperación. No utilices tampones, no tengas relaciones sexuales ni te introduzcas nada en la vagina hasta que tu especialista te diga que puede hacerlo.

¿Cuándo puedo tener relaciones sexuales después de una episiotomía?

El dolor durante las relaciones sexuales después de una episiotomía es común durante varios meses. Puede ser útil utilizar un lubricante a base de agua durante las relaciones sexuales para que sean más cómodas. El perineo debería estar curado unas seis semanas después del parto, pero debes esperar a que te examinen y te den el visto bueno para mantener relaciones sexuales en tu visita posparto.

¿Cuándo debo acudir a mi médico?

Si te han hecho una episiotomía, llama a tu obstetra si

  • El dolor sigue empeorando en lugar de mejorar.
  • La incisión desprende una secreción maloliente o pus.
  • La piel que rodea el corte (incisión) está roja o hinchada.
  • Sangra en el lugar de la incisión.
  • Tienes fiebre , escalofríos o dolor de cuerpo.

¿Por qué los médicos ya no recomiendan la episiotomía?

En 2006, el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) emitió una recomendación contra la episiotomía rutinaria. Los estudios han demostrado que la episiotomía no previene las laceraciones graves y puede provocar desgarros peores. Además, no previene complicaciones como la incontinencia urinaria o intestinal o las relaciones sexuales dolorosas mejor que un desgarro perineal natural.

El resumen de Infitema

La necesidad de una episiotomía ya no es tan común como antes. Consiste en que el médico haga una incisión cerca de la abertura vaginal para dejar más espacio a la salida del bebé. Cuando se hace, es porque es la forma más segura de dar a luz a tu bebé. Habla con tu profesional sanitario sobre las posibilidades de necesitar una episiotomía en una de tus visitas prenatales. Ellos pueden ayudarte a entender las circunstancias en las que puede ser necesaria una para la salud de tu bebé.