/images/i/tratamientos/trasplante-de-cara/trasplante-de-cara-cirugia-como-se-hace-y-rechazo.png
< Volver a patologías

Trasplante de cara: Cirugía, cómo se hace y rechazo

El trasplante de cara es un tipo de cirugía poco frecuente que sustituye su tejido facial dañado por tejido donado de alguien que ha fallecido. Es un procedimiento complejo que requiere un gran equipo de profesionales sanitarios especializados para conectar el rostro de un donante a sus vasos sanguíneos, nervios y músculos. Los riesgos son el rechazo y la infección.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con de trasplante de cara?

La fisioterapia puede ayudar a aliviar el dolor y la hinchazón después de un trasplante de cara. También puede ayudar a mejorar la movilidad y la fuerza de los músculos faciales. La fisioterapia también puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad, y mejorar el bienestar general.
¿Qué es la cirugía de trasplante de cara?

¿Qué es la cirugía de trasplante de cara?

Un trasplante de cara es un tipo de cirugía que sustituye toda o parte de su cara por tejido facial donado de una persona fallecida. Este tipo de cirugía es un aloinjerto compuesto vascularizado (AVC), una cirugía experimental en la que intervienen piel, hueso, nervios y vasos sanguíneos. Para recibir un trasplante de cara, hay que tener una desfiguración facial grave. Hay una cantidad limitada de donantes de tejido facial, por lo que debe cumplir unos requisitos estrictos para poder optar a este tipo de trasplante.

Los trasplantes de cara son procedimientos difíciles y complejos. Pueden afectar a muchas características diferentes, como la nariz, los párpados inferiores, la piel, los músculos, las estructuras óseas, las arterias, las venas y los nervios. Después de recibir un trasplante de cara, necesitará una amplia atención médica, que incluye fisioterapia y medicamentos.

¿Quién es un buen candidato para someterse a un trasplante de cara?

En general, usted es un buen candidato para un trasplante de cara si:

  • Tiene una desfiguración facial grave o un traumatismo que la cirugía plástica o la cirugía reconstructiva no pueden tratar. Una desfiguración facial grave suele incluir la falta de nariz, párpados y labios.
  • Tienes entre 18 y 60 años.
  • No estás embarazada y estás dispuesta a posponer el embarazo durante al menos un año.
  • No tienes ninguna infección importante, como VIH o hepatitis.
  • No fumas.
  • No tiene antecedentes de cáncer o enfermedades que afecten al corazón y los vasos sanguíneos ((409)enfermedades cardiovasculares ).
  • Puede tomar medicamentos inmunosupresores .

¿Por qué se hacen trasplantes de cara?

Hacerse un trasplante de cara es una decisión personal. El trasplante de cara conlleva muchos riesgos graves. Hay que dedicarse a una intensa rehabilitación hasta un año después de la intervención y a revisiones periódicas durante el resto de la vida.

Las personas que se someten a un trasplante de cara desean mejorar una desfiguración facial grave. La desfiguración también puede afectar a la capacidad de respirar, hablar, masticar o tragar.

¿Qué frecuencia tienen las cirugías de trasplante de cara?

Los trasplantes de cara son procedimientos poco frecuentes. El primer trasplante de cara tuvo lugar en 2005. A partir de 2022, los profesionales sanitarios han realizado menos de 50 trasplantes de cara en todo el mundo.

Infitema Clinic realizó el primer trasplante parcial de cara en Europa en 2008. En 2017, Infitema Clinic realizó su primer trasplante de cara total .

¿Cuánto tiempo se puede vivir con un trasplante de cara?

No hay datos suficientes para calcular con precisión la esperanza de vida tras un trasplante de cara porque el procedimiento es poco frecuente. La tasa de supervivencia de un trasplante de cara es de aproximadamente el 89%.

¿Qué ocurre antes de un trasplante de cara?

Antes de la intervención de trasplante de cara, debe someterse a evaluaciones muy exhaustivas, que incluyen

  • Fisiología : Su profesional sanitario evaluará las funciones de su cuerpo y de su cara. Los músculos y nervios de su cara deben estar lo suficientemente sanos como para soportar el crecimiento del nuevo tejido nervioso. También debe ser capaz de tolerar la cirugía, así como la terapia inmunosupresora de por vida y la importante terapia física y de rehabilitación después del trasplante.
  • Examen físico : Su especialista médico evaluará su salud física. La evaluación física puede incluir la comprobación de su estado de salud general, los antecedentes familiares, la medicación que está tomando, una evaluación de su corazón y otros sistemas orgánicos, análisis de sangre, radiografías, tomografías computarizadas (TC) y otras pruebas y exámenes. Las imágenes de rayos X y TAC pueden crear un modelo impreso en 3D de su cráneo. Con un cráneo impreso en 3D, su profesional sanitario puede elaborar el plan quirúrgico más completo posible.
  • Psicológico : Los psiquiatras y trabajadores sociales analizarán las posibles causas de estrés que usted y su sistema de apoyo pueden encontrar como parte del proceso de trasplante de cara y de la recuperación. Los factores de estrés pueden incluir la atención del público y posiblemente de los medios de comunicación, la nueva apariencia facial y cualquier contratiempo en la recuperación.

Una vez que los profesionales de la salud hayan finalizado sus evaluaciones y hayan determinado que usted es un buen candidato para un trasplante de cara, le incluirán en una lista de donación de cara. La donación de cara no forma parte del registro de donantes de órganos en el que te puedes inscribir cuando obtienes el carné de conducir o la tarjeta de identificación estatal. Los familiares supervivientes de un donante facial deben conceder un permiso especial para permitir la donación facial. En algunos casos, un donante puede compartir su decisión de permitir una donación de cara en caso de su muerte.

Más que cualquier otro órgano, el rostro tiene un valor emocional — ayuda a identificar a los demás y a transmitir sentimientos. Muchas personas que esperan un trasplante de cara tienen sentimientos encontrados porque saben que alguien debe morir antes de que un rostro esté disponible. Al procesar estos sentimientos, es útil recordar que muchas familias de donantes sienten una sensación de paz al saber que la muerte de su ser querido puede ayudar a otros.

Debe cumplir los siguientes requisitos con su donante:

  • Tipo de sangre .
  • Tipo de tejido.
  • Sexo biológico.
  • Color, tono y textura de la piel.
  • Edad similar.
  • Tamaño de la cara similar.
  • Situado a no más de cuatro horas de distancia del donante y del centro quirúrgico.

Además, debe tener suficiente piel sana en otra parte de su cuerpo para que sirva de injerto de piel si su cuerpo rechaza el trasplante de cara.

Como consecuencia de estos estrictos requisitos, puede estar en una lista de donación de cara durante meses o incluso años.

Una vez que haya encontrado un donante, debe dirigirse rápidamente al centro quirúrgico.

¿Qué tipo de personal sanitario forma parte del equipo quirúrgico de un trasplante de cara?

El personal sanitario que forma parte del equipo de trasplante de cara suele ser el siguiente

  • Cirujanos plásticos .
  • Cirujanos de cabeza y cuello.
  • Cirujanos microvasculares.
  • Anestesistas.
  • Enfermeras quirúrgicas.
  • Inmunólogos.
  • Especialistas en inmunosupresión.

Si necesita atención ocular o dental, su equipo también puede incluir oftalmólogos y dentistas.

¿Qué ocurre durante un trasplante de cara?

Su donante puede haber muerto recientemente o tener muerte cerebral. Si alguien tiene muerte cerebral, las máquinas mantienen su cuerpo vivo pero el cerebro no da señales de vida. Durante un trasplante de cara, el equipo de profesionales sanitarios primero extrae por completo la cara del donante, incluyendo:

  • Las arterias.
  • Cartílagos.
  • Grasa.
  • Músculos.
  • Nervios.
  • La piel.
  • Los tendones.
  • Las venas.

A continuación, los profesionales sanitarios enfrían la cara y la almacenan en una solución especial para conservarla.

Durante el procedimiento de trasplante de cara, se le sedará (se le anestesiará) para que no esté despierto y no sienta ningún dolor.

Una vez que esté dormido, el personal sanitario tendrá que preparar la zona afeitándole la cara o el cuero cabelludo. Utilizarán un bolígrafo con alcohol para marcar la cara. Las marcas les ayudarán a guiar las incisiones y a identificar las venas y arterias que conectarán a la cara donada.

El personal sanitario eliminará la piel y los tejidos dañados. La parte más importante de la intervención es conectar todos sus numerosos vasos sanguíneos a la cara del donante con agujas e hilo quirúrgico muy pequeños. Los vasos sanguíneos permiten que su cara trasplantada reciba sangre (vascularización), lo que mantiene el tejido vivo.

Una vez que los profesionales sanitarios hayan confirmado que la sangre fluye hacia su cara trasplantada, conectarán (injertarán) sus nervios y músculos. Los nervios permiten que su cara tenga sensación y sensibilidad, incluidos el tacto, el calor, el frío y el dolor. Los músculos faciales permiten que su cara se mueva, incluyendo masticar, sonreír, fruncir el ceño, parpadear y mover las cejas. El personal sanitario también puede conectar cartílagos y huesos con tornillos y placas.

Por último, el personal sanitario coserá (suturará) los tejidos blandos y la piel.

¿Cuánto dura un trasplante de cara?

Un trasplante de cara es un procedimiento delicado que requiere mucho tiempo. Su duración depende de la magnitud de los daños sufridos por su rostro. Puede durar entre 10 y 36 horas.

¿Qué ocurre después de un trasplante de cara?

Una vez finalizada la intervención de trasplante de cara, el anestesista dejará de ponerle anestesia para mantenerle dormido. Pasará a una sala de cuidados intensivos, donde el personal sanitario esperará a que se despierte y controlará su estado de salud general. Cuando el personal sanitario considere que es seguro, le trasladarán a la unidad de trasplantes.

En la unidad de trasplantes, empezarás a trabajar con fisioterapeutas para desarrollar los movimientos faciales. También podrá hablar con psiquiatras sobre cualquier problema psicológico que pueda tener durante el proceso de recuperación, como ansiedad y depresión .

Una vez que los profesionales sanitarios consideren que es seguro, le darán el alta (le dejarán irse a casa). Por término medio, estará en el hospital entre una y cuatro semanas después de la operación.

¿Cuáles son las ventajas de un trasplante de cara?

Un trasplante de cara afecta positivamente a su calidad de vida en general. Además de tratar las desfiguraciones faciales, un trasplante de cara puede ayudar a mejorar otras funciones, como:

  • La respiración.
  • Masticar y tragar.
  • Realizar expresiones.
  • Oler.
  • Hablar.
  • El gusto.

¿Cuáles son los riesgos o complicaciones de un trasplante de cara?

Un trasplante de cara tiene muchos riesgos, entre ellos:

  • Riesgos quirúrgicos . Todas las cirugías tienen riesgos. Los riesgos pueden incluir complicaciones de la anestesia, hemorragias, coágulos de sangre, complicaciones respiratorias, infección y muerte.
  • Rechazo del trasplante . El sistema inmunitario protege al organismo de invasores extraños que le causan daño, como bacterias, virus, parásitos y hongos. El rechazo del trasplante se produce cuando el sistema inmunitario de su cuerpo ataca los tejidos faciales trasplantados. Los interpreta como invasores extraños. El rechazo del trasplante puede causar la muerte. Debe tomar medicamentos inmunosupresores durante el resto de su vida para reducir el riesgo de que su sistema inmunitario destruya el nuevo tejido.
  • Infección . Los fármacos inmunosupresores ralentizan o impiden que su sistema inmunitario rechace su nueva cara. Sin embargo, un sistema inmunitario suprimido tiene dificultades para combatir las infecciones. Tendrá un mayor riesgo de desarrollar peligrosas infecciones sanguíneas, fúngicas, cutáneas y respiratorias mientras esté tomando medicamentos inmunosupresores.

¿Cuál es el tiempo de recuperación?

Durante al menos tres meses después de salir del hospital, deberá volver para recibir tratamiento, terapia y control regulares. Sus citas incluirán fisioterapia, análisis de sangre, pruebas de imagen y evaluaciones mentales.

La situación es única para cada persona, pero la hinchazón de la cara debería disminuir al cabo de dos o tres meses. Al cabo de unos seis meses, la cara debería volver a tener sensibilidad. Y en unos 12 meses, la mayoría de las funciones faciales deberían volver a la mayor parte de su cara.

¿Cuándo debo acudir a mi médico?

Después de un trasplante de cara, programe citas regulares de seguimiento con sus especialistas de atención médica. Es posible que tenga que acudir a varias citas semanales para someterse a pruebas y terapias. Una vez que se haya curado y haya recuperado las funciones faciales, las citas de seguimiento sólo suelen ser necesarias una vez al año.

¿Me pareceré a mi donante después de un trasplante de cara?

No se parecerá exactamente a su donante porque sus estructuras óseas son diferentes. Sin embargo, conservará ciertos rasgos de la piel, como pecas, lunares o cicatrices.

¿Qué preguntas debo hacer a mi especialista médico?

  • ¿Soy un buen candidato para un trasplante de cara?
  • ¿Necesito un trasplante de cara parcial o un trasplante de cara completo?
  • ¿Cuánto tiempo durará la cirugía de trasplante de cara?
  • ¿Ha realizado alguna vez un trasplante de cara?
  • ¿Cuáles son los posibles riesgos o complicaciones?
  • ¿Qué aspecto tendré después del trasplante de cara?
  • ¿Cómo debo tratar la hinchazón y el dolor?

El resumen de Infitema

Un trasplante de cara es una cirugía mayor con el potencial de mejorar su calidad de vida tras una desfiguración facial. Debe pasar por evaluaciones exhaustivas antes de estar en la lista de donantes de cara. Y una vez que esté en la lista, tendrá que ser muy paciente —, ya que puede llevar meses o incluso años encontrar al donante perfecto. El proceso de recuperación también es largo, y es posible que experimentes algunos contratiempos difíciles. Es importante contar con un sistema de apoyo que le ayude a analizar los pros y los contras de una intervención quirúrgica tan importante y del proceso de recuperación, así como a abogar por usted. Su profesional sanitario también está disponible para responder a sus preguntas y asegurarse de que se siente cómodo con sus decisiones.