/images/i/tratamientos/trasplante-de-higado-de-donante-vivo/trasplante-de-higado-de-donante-vivo-requisitos-riesgos-y-recuperacion.png
< Volver a patologías

Trasplante de hígado de donante vivo: Requisitos, riesgos y recuperación

Un trasplante de hígado de donante vivo es una operación que salva vidas y que permite a un voluntario sano ayudar a alguien a quien quiere. Puede tomar un trozo de su hígado sano y donarlo a alguien que lo necesite. Tanto su trozo como el trozo trasplantado volverán a crecer hasta alcanzar su tamaño completo.

¿Cómo ayuda la fisioterapia con un trasplante de hígado de donante vivo?

La fisioterapia puede ayudar a los pacientes con trasplante de hígado de donante vivo de varias maneras. Puede ayudar a mejorar la fuerza y la resistencia, lo que puede mejorar la capacidad del paciente para hacer ejercicio y mantenerse activo. La fisioterapia también puede ayudar a mejorar la flexibilidad, lo que puede ayudar a prevenir lesiones y mejorar el rango de movimiento. También puede ayudar a mejorar la coordinación y el equilibrio, lo que puede mejorar la capacidad del paciente para realizar actividades diarias y evitar caídas.

Visión general

Lóbulos del hígado y posición del hígado en el cuerpo.
¿Qué es un trasplante de hígado de donante vivo?

¿Qué es un trasplante de hígado de donante vivo?

La mayoría de las donaciones de órganos para trasplantes proceden de donantes fallecidos. Pero el hígado es especial. El hígado es el único órgano que puede regenerarse y crecer desde un trozo pequeño hasta su tamaño completo. Eso significa que un donante vivo puede ofrecerse a dividir su hígado sano y dar un trozo a otra persona que lo necesite. Tras el trasplante, ambos trozos del hígado del donante volverán a tener su tamaño completo en seis u ocho semanas.

¿A quién puede ayudar un trasplante de hígado de donante vivo?

Más de 12.000 personas se inscriben cada año en la lista de espera para un trasplante de hígado . Algunas padecen una insuficiencia hepática aguda por envenenamiento tóxico o hepatitis vírica, y sólo les quedan días para recuperarse. Otros se encuentran en la fase final de una larga batalla contra la enfermedad hepática crónica y la cirrosis . Algunos tienen cáncer primario de hígado que puede curarse con un trasplante de hígado sólo si no se extiende antes. Para todas estas personas, el tiempo es esencial.

Cuanto más esperen a un trasplante de hígado, más enfermos estarán. Si están demasiado enfermos para sobrevivir a la operación de trasplante, o si el cáncer avanza más allá del hígado, será demasiado tarde para salvarlos. Cada año, más de 1.700 personas mueren esperando un trasplante de hígado de un donante fallecido. Si una de ellas tuviera un donante vivo, podría evitar la lista de espera y programar su cirugía de trasplante de inmediato.

¿Qué frecuencia tienen los trasplantes de hígado de donante vivo?

Actualmente, sólo el 5% de los trasplantes de hígado en Europa proceden de donantes vivos. Sin embargo, la cifra está aumentando. El número de trasplantes de hígado de donante vivo realizados en 2019 fue un 30% mayor que en 2018. Los trasplantes de donantes vivos son mucho más comunes en otros países, especialmente en Asia y Europa del Este, donde el número de donantes fallecidos es muy limitado.

¿Puedo ser donante de hígado en vida para alguien?

Siempre que usted y su hígado gocen de buena salud, podría ser un donante vivo. Pero no necesariamente para la persona que usted conoce. Para que su hígado sea compatible con un receptor de un trasplante, tienen que compartir un tipo de sangre y un tamaño corporal compatibles. El tamaño de tu cuerpo determina el tamaño de tu hígado, y el tamaño es importante para que el hígado funcione bien. Cuando se dona una parte del hígado a otro adulto, éste vuelve a tener el mismo tamaño.

Los niños son la excepción a esta regla. Los adultos pueden ser donantes vivos para los niños, independientemente del tamaño del hígado, porque el cuerpo de un niño todavía está creciendo. De alguna manera, el hígado sabe crecer junto con el cuerpo del niño. Sólo se necesita un “trozo de su hígado” — de entre el 15% y el 20% — para sustituir el hígado de un niño, siempre que su grupo sanguíneo sea compatible.

Detalles del procedimiento

Trasplante de hígado de donante vivo

¿Cuáles son los requisitos básicos para convertirse en donante vivo de hígado?

Cuando te ofrezcas como candidato, comenzarás un proceso de evaluación exhaustiva antes de ser aprobado. El equipo sanitario querrá asegurarse de que

  • Que tienes entre 18 y 60 años de edad . Los niños y los ancianos no son candidatos.
  • Que esté en buenas condiciones físicas para la cirugía . Algunas condiciones de salud pueden hacer que la cirugía no sea segura para usted, o elevar el riesgo de complicaciones a un nivel inaceptable.
  • Que su hígado goce de buena salud . Algunas personas tienen una enfermedad hepática sin síntomas y no lo saben hasta que alguien les examina el hígado. El hígado de un donante debe estar libre de enfermedades.
  • Que no tenga un hábito o historial de abuso de sustancias . El alcohol y las drogas afectan a la salud del hígado.
  • Que tengas una buena salud mental y psicológica . El equipo no puede aceptar tu donación si comprueba que estás comprometido mental o psicológicamente. Se asegurarán de que entiendes perfectamente los riesgos y el compromiso que conlleva y de que no estás bajo ninguna coacción.
  • Que no te beneficies económicamente de la donación . Es ilegal aceptar dinero o regalos a cambio de donar un trozo de hígado. Su equipo debe saber que su oferta es 100% gratuita y voluntaria.

¿Cuáles son los criterios para donar a una persona concreta ”)?

Para ser compatible con un receptor de un trasplante de hígado específico, tiene que tener un tipo de sangre compatible con el suyo. Algunos tipos de sangre sólo pueden mezclarse con el mismo tipo de sangre. Algunos pueden mezclarse con otros tipos, y otros pueden mezclarse con cualquier otro tipo. En el siguiente cuadro puede comparar su tipo de sangre con el del receptor:

Tipo de sangre del receptorTipo de sangre del donante
OO
AA o O
BB o O
ABA, B, AB u O

Si su grupo sanguíneo no coincide con el de su receptor, puede participar en el programa de intercambio de hígados emparejados. Este programa se creó para aumentar las oportunidades de los posibles donantes de hígado vivos que han sido aprobados para ser donantes de hígado pero que no pueden donar su hígado a su receptor original por diversas razones. En el programa participan dos parejas incompatibles, que se convierten en parejas compatibles mediante “intercambio.”

¿Puedo donar a alguien que no conozco?

Sí. Esto se denomina “donación no dirigida" Una vez que haya sido aprobado como donante vivo de hígado, el hospital de trasplantes puede emparejarlo con un desconocido en la lista de espera. Tal vez su hígado no sea compatible con la persona concreta a la que esperaba donar, pero podría ayudar a otra persona que lo necesite. Puede donar de forma anónima, o puede elegir conocer a su receptor del trasplante si ambas partes desean conocerse.

¿Quién paga los gastos médicos del donante vivo de hígado?

Normalmente, los cubre el seguro del receptor. Los gastos médicos incluyen toda la evaluación y las pruebas previas al trasplante, la cirugía del trasplante y las citas de seguimiento. No incluyen los gastos imprevistos, como los viajes, el cuidado de los niños o los salarios perdidos. El receptor del trasplante puede ofrecerse a pagar estos gastos. Las organizaciones benéficas, como el Centro Nacional de Asistencia al Donante Vivo (NLDAC), también pueden ayudar.

¿Cómo me ofrezco como candidato a donante vivo de hígado?

Paso 1: Llame a la oficina de trasplantes . Para comenzar el proceso de evaluación, llame a la oficina de donantes vivos del hospital. Un coordinador hablará con usted para recabar información general y responder a sus preguntas iniciales. Es posible que le den un formulario para rellenar o que le entrevisten por teléfono. Si creen que eres un candidato, organizarán que continúes el proceso de evaluación en persona.

Paso 2: Acudir al hospital para las pruebas médicas y las entrevistas . La siguiente etapa del proceso implica varios días de evaluaciones. Se le realizarán diversas pruebas médicas y se reunirá con diversos especialistas. Las pruebas pueden incluir, entre otras, las siguientes

  • Paneles de sangre , incluyendo recuentos sanguíneos , pruebas de función hepática y pruebas de función renal , y estudio de coagulación.
  • Pruebas cardíacas, como un electrocardiograma y un eco cardíaco.
  • Pruebas de imagen de su hígado, como TAC y RMN .
  • Biopsia de hígado si el especialista de trasplantes lo considera necesario.

También consultará con un:

  • Trabajador social.
  • Defensor independiente del donante.
  • Un especialista en hígado.
  • Cirujano de trasplante.
  • Anestesista.
  • Psicólogo.

Paso 3: Esperar la decisión de los equipos de revisión . Una secuencia de equipos de trasplante revisará los resultados de sus evaluaciones. En primer lugar, el equipo de defensa del donante revisará los resultados de forma independiente. Su principal preocupación es su seguridad como donante. Basándose en los resultados, harán una recomendación al comité de selección de trasplantes de hígado. El comité de selección de trasplantes de hígado tomará la decisión final.

¿Qué sucede antes del procedimiento?

Preparativos del donante: Una vez que haya sido aprobado como donante vivo, el equipo de trasplantes hablará con usted y con su receptor para programar la cirugía. Esto les dará a usted y a su receptor tiempo para prepararse. Puede esperar permanecer en el hospital durante una semana después de la cirugía. El tiempo de recuperación en casa puede llevar de cuatro a seis semanas. Es posible que tenga que ausentarse del trabajo o pedir ayuda para el cuidado de los niños o las tareas domésticas.

Preparativos quirúrgicos: Su equipo quirúrgico también se preparará de antemano para la cirugía mediante un mapa de imágenes completo de su hígado. Tomarán una serie completa de imágenes, incluidas imágenes en 3D, y las analizarán para determinar el mejor enfoque quirúrgico. Tendrán en cuenta el tamaño, la ubicación de los vasos sanguíneos, la cantidad de hígado que necesita su receptor y la sección del hígado que deben extirpar.

¿Qué parte del hígado pueden extirpar sin peligro?

Se pueden extirpar hasta dos tercios del hígado sin peligro, siempre que el tejido esté sano y pueda regenerarse. Si se trata de una donación a un adulto, el cirujano suele extraer el lóbulo izquierdo (un tercio del total del hígado) o el derecho (dos tercios del hígado). Si va a donar a un adolescente, el cirujano suele seleccionar el lóbulo izquierdo. En el caso de un niño, basta con su segmento lateral izquierdo (entre el 15% y el 20% de su hígado).

¿Qué sucede durante un trasplante de hígado de donante vivo?

Usted y su receptor —, se conozcan o no —, serán operados al mismo tiempo. Mientras un equipo trabaja en su hepatectomía parcial , otro realizará una hepatectomía total en su receptor para preparar el nuevo trasplante. Su operación será más corta —, de unas cuatro a seis horas. Si las circunstancias lo permiten, también podrá operarse mediante cirugía laparoscópica mínimamente invasiva .

Estará dormida durante la intervención bajo anestesia general. Si se somete a una operación abierta, el cirujano realizará una larga incisión de 15 a 20 centímetros para abrir la cavidad abdominal y acceder al hígado. Si se somete a una cirugía laparoscópica, el cirujano realizará la operación a través de tres o cuatro incisiones “en forma de ojo de cerradura” de aproximadamente media pulgada de largo. Utilizará el primer ojo de la cerradura para instalar una pequeña cámara de vídeo llamada laparoscopio.

El cirujano seleccionará la sección del hígado que ha decidido extirpar. Lo separará cuidadosamente de los vasos sanguíneos y los conductos biliares. Una vez extraído el trozo de hígado donado, lo transportarán a su receptor. Tras cerrar la incisión, finalizarán la operación. El anestesista suele despertarle en el quirófano.

Hable con su médico al respecto. .

Pasará la primera noche en cuidados intensivos bajo estrecha observación para detectar cualquier signo de complicación. Cuando su estado sea estable, le trasladarán a un ala de recuperación para el resto de su estancia. Tendrá una variedad de tubos todavía instalados en su cuerpo desde la cirugía, incluyendo:

  • Líneas intravenosas en el brazo o el cuello para administrarle líquidos y medicamentos.
  • Tubos en el estómago y en la cavidad abdominal para drenar líquidos.
  • Una sonda en la vejiga para drenar la orina.

En los próximos días, se le retirarán estos tubos y empezará a practicar el movimiento. Sus intestinos comenzarán a moverse de nuevo y lentamente volverá a comer alimentos sólidos. Dejará de tomar los analgésicos por vía intravenosa y pasará a tomarlos por vía oral para llevarlos a casa.

Tendrá revisiones de seguimiento con su cirujano después de la cirugía en:

  • Una semana.
  • Un mes.
  • Tres meses.
  • Un año.
  • Dos años.

¿Cuáles son las ventajas para el receptor de un trasplante de hígado de donante vivo?

  • No morirán esperando el hígado de un donante fallecido.
  • Pueden operarse antes, antes de que se pongan más enfermos.
  • Los hígados de donantes vivos suelen ser más sanos que los de donantes fallecidos.
  • Una persona menos en la lista de espera significa que una persona más también recibe un hígado.

¿Cuáles son los posibles riesgos o complicaciones de la cirugía de donante vivo de hígado?

Cualquier intervención quirúrgica realizada con anestesia general conlleva ciertos riesgos generales, como:

  • Sangrado.
  • Infección.
  • Coágulos de sangre.
  • Daño a los nervios.
  • Íleo paralítico y estreñimiento .
  • Hernia en el lugar de la incisión.

Otros riesgos asociados a la cirugía hepática son

  • Daños en los conductos biliares, causando fugas de bilis o cicatrices en los conductos biliares .
  • Acumulación de líquido en la cavidad abdominal ((2517)ascitis ).
  • Neumonía postoperatoria .
  • Fatiga postoperatoria .
  • Fallo del hígado donado.

¿Donar parte del hígado acorta la vida?

En circunstancias normales, no se pierde nada por donar una parte del hígado. El hígado recupera su tamaño normal en cuestión de semanas. Los recursos energéticos que utiliza para ello no acortarán su vida. La operación en sí es relativamente segura, pero siempre hay un pequeño riesgo de complicaciones o muerte. El riesgo de muerte para los donantes vivos de hígado es de 1 entre 500.

¿Qué otras desventajas potenciales deben tener en cuenta los candidatos a donante de hígado en vida?

  • Un largo período de recuperación con pérdida de tiempo libre remunerado o de salarios.
  • Cierto grado de dolor y malestar, a pesar de la medicación.
  • Ansiedad y agitación por el resultado de la cirugía.
  • No podrá conducir durante tres o cuatro semanas.
  • Una cicatriz de por vida (o varias cicatrices más pequeñas).
  • La posibilidad de que el trasplante falle.

¿Cuál es el tiempo de recuperación de un donante vivo de hígado?

La recuperación total tarda una media de tres a seis meses, dependiendo de su edad y estado de salud general. Si se somete a una cirugía laparoscópica, el tiempo de recuperación será más corto y las heridas sanarán más rápido.

¿Qué éxito tienen los trasplantes de hígado de donante vivo?

La tasa de éxito de los trasplantes de hígado de donante vivo es de alrededor del 90%, que es ligeramente superior a la tasa de trasplantes de hígado en general (85%). El éxito significa que el cuerpo del receptor aceptó el hígado, que el hígado fue funcional, que ambas piezas de hígado se regeneraron hasta alcanzar su tamaño completo y que ambas partes se recuperaron de la cirugía.

El resumen de Infitema

Si está pensando en convertirse en donante vivo de hígado, tiene ante sí una decisión de peso con muchas variables a tener en cuenta. Es importante que te tomes todo el tiempo que necesites para asimilar toda la información que se te presentará y para procesar todos los sentimientos implicados. Asegúrese de que entiende perfectamente el procedimiento, sus posibles riesgos y efectos secundarios, y el proceso de recuperación. No dude en consultar con su equipo de trasplantes cualquier duda o preocupación que le surja. Están aquí para ayudarle a tomar una decisión informada y segura. Su equipo está totalmente de su lado, decida lo que decida.